Liberan a los cristianos detenidos con fray Jallouf: islamistas le acusan de apoyar al régimen sirio


En la mañana del domingo 12 de octubre fueron liberados los cinco cristianos sirios del Valle de Oronte que permanecían en prisión por orden del Tribunal Islámico de Darkush, después de haber sido detenidos por una brigada de yihadistas con el párroco de Knayeh, el padre franciscano Hanna Jallouf, junto con otros feligreses en la noche entre el domingo 5 y el lunes 6 de octubre.

Así lo informan a la Agencia Fides fuentes locales, que también describen el alivio expresado por las comunidades cristianas del Valle por la liberación de los cinco hombres, todos ellos conocidos por su participación en las actividades de los monasterios franciscanos en los pueblos de Knayeh y Yacoubieh.




El francescano p. Hanna y una veintena de los católicos de la zona - entre ellos cuatro mujeres - fueron tomados por disposición de la Corte Islámica.




En los días posteriores las mujeres fueron liberadas, después el sacerdote y otros detenidos.




El Tribunal islámico ha acordado someter a proceso al padre Hanna, acusado de “colaborar” con el régimen sirio, pero no se han dado detalles sobre el calendario de dichos juicios.




A la espera de juicio, p. Hanna no puede salir de la aldea de Knayeh. Al mismo Tribunal Islámico el p. Hanna Jallouf había apelado días antes del asalto de la milicia a la parroquia, para denunciar el creciente hostigamiento sufrido por el convento por parte de islamistas armados.




En Knayeh todavía viven 300 cristianos y el padre Hanna continúa su servicio pastoral para ellos, a pesar de las condiciones de libertad limitada en que se encuentra.




En el pueblo funciona un centro de ayuda parroquial, que es el único apoyo material para la población, cristiana o no cristiana, del valle de Oronte.




El centro de ayuda es una de las actividades sostenidas en Siria desde 2011 por ATS, la ONG de la Custodia de Tierra Santa.




“Las ayudas nunca son en dinero”, dice a Terrasanta.net Tomas Saltini, responsable de Ats, “sino que son alimentos (paquetes de alimentos y comidas ya preparadas), ropa y medicinas.




Por desgracia - añade Saltini - no podemos cubrir todas las necesidades de la gente. Cada centro gasta de diez mil a veinte mil dólares al mes en concepto de ayudas, con lo que llega a cubrir sólo una parte de las peticiones”.




En 2013, ATS ha ayudado a los pobres de Siria, tanto cristianos como musulmanes por igual, con ayudas por un valor de 427.000 dólares (además de otras subvenciones, por 110.000 dólares, concedidas a los refugiados y necesitados en el Líbano y Jordania).







06:40

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets