El arzobispo Osoro se despide de los feligreses valencianos: «Sed cristianos a tiempo completo»


El arzobispo electo de Madrid y aún administrador apostólico de la archidiócesis de Valencia, Carlos Osoro, presidió el domingo en la catedral de Valencia una misa de acción de gracias por su pontificado en la diócesis valentina de la que se ha despedido, con un “¡Hasta siempre Valencia!, Hasta siempre, tierra de María!, os llevo a todos en mi corazón” , parafraseando al Papa San Juan Pablo II en su última visita a España en el año 2003.

Osoro invitó a los valencianos en su homilía a “hacer la revolución de la libertad” y a “vivir en esta revolución”, que es la vida de Cristo, para la que supone “tener familiaridad con Él”, “imitarlo en salir de sí e ir al encuentro del otro”, y “no tener miedo de ir con Él a todas las periferias existenciales”.




También les pidió: “buscad todos el interés de los demás” y vivir según aquello que “proviene de la gracia, del amor de Dios, del perdón, de la reconciliación, de la construcción, de la fraternidad, de vivir en misión, de ser testigos gozosos de la alegría del Evangelio con obras y palabras, de ser defensores de la vida siempre que se manifiesta plenamente en Jesucristo”.




Durante la celebración de la misa, que ha sido concelebrada por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, el obispo de Palencia, monseñor Esteban Escudero, y el obispo emérito de Mondoñeo-Ferrol, monseñor José Gea, junto a decenas de sacerdotes, los fieles que abarrotaban la Catedral han interrumpido en varias ocasiones con aplausos en la homilía a monseñor Osoro.




“Sed cristianos a tiempo completo”



En su homilía, el arzobispo de Valencia ha invitado, igualmente, a los fieles valencianos a “ser cristianos a tiempo completo”, lo que significa que “no sois cristianos sentados reflejándoos en la fe o discutiendo sobre la fe en teoría, salid de vosotros mismos, tomad con valentía la cruz, y marchad por las calles compartiendo la alegría del Evangelio”.







Osoro con la réplica del Santo Cáliz que le regalan los valencianos (la parte superior es un vaso en piedra semipreciosa que copia la que probablemente usó Cristo)




Osoro ha lamentado que “esta pobreza que arrasa Europa, el desconocer a Dios, trae las consecuencias que sabemos”. “Hay que conocerlo, pero no a la fuerza, sino convenciendo con vuestra vida”, ha añadido.




Ha dedicado palabras de agradecimiento a los sacerdotes, seminaristas, jóvenes, ancianos, enfermos y familias.




Al finalizar la celebración, el vicario general del Arzobispado, Vicente Fontestad, ha leído una carta en nombre de la diócesis a monseñor Osoro, en la que también ha hecho referencia al regalo de agradecimiento de la archidiócesis a monseñor Osoro, una réplica del Santo Cáliz que se guarda en la catedral y que los expertos consideran que es un vaso helénico del siglo I y pudo ser el usado por Cristo en la Última Cena.







En la misa en la Seo, el prelado ha entregado como regalo de despedida su báculo, que recibió de la diócesis valenciana cuando tomó posesión como arzobispo en 2009.




En la eucaristía, en la que ha intervenido el Coro del Seminario Mayor de Valencia, han acudido el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra; el presidente de Las Cortes Valencianas, Juan Cotino; y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, entre otras autoridades.




En la procesión de entrada, una vez en la Catedral, después de visitar previamente la Basílica de la Virgen, monseñor Osoro ha ido acompañado por los sacerdotes del Consejo Episcopal y del Colegio de Consultores, miembros del Cabildo de la Catedral, así como por los presbíteros ordenados por él durante sus cinco años de pontificado en la diócesis valentina.




En nombre de la diócesis



El vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, ha expresado “nuestro más profundo reconocimiento por su identidad tan transparente de Pastor, de Padre y amigo, haciendo fácil el anuncio del Evangelio a través de la acogida personal, del encuentro, de ponerse del todo en la calle”.




Además, ha expresado el reconocimiento de los católicos valencianos a Osoro “por su gran creatividad para abrir caminos a Jesucristo en medio de nuestra sociedad, con empeño constante de diálogo y anuncio” y ha destacado la puesta en marcha del Itinerario Diocesano de Renovación, ya concluido, y del Itinerario Diocesano de Evangelización.




En esa línea, ha transmitido el agradecimiento “por motivar a nuestros jóvenes en el compromiso de la oración asidua, reuniéndose con ellos mensualmente en la Basílica y en tantas parroquias de la diócesis; por contagiarnos el valor de la vocación y poner a nuestro Seminario como lugar central en nuestra diócesis; y por su interés paternal por todos y cada uno de los sacerdotes” ya que durante su pontificado “no ha escatimado tiempo, ni oportunidades para estar a nuestro lado: con los más mayores, con los enfermos, con los que están pasando por situaciones difíciles, rezando por nosotros y con nosotros, haciéndonos amar la vocación que hemos recibido”.







El vicario también ha agradecido al prelado “su preocupación por todas las diócesis” y ha destacado que “en este momento son 38 los sacerdotes de Latinoamérica, Asia y África que están colaborando en muchas parroquias y cursando sus estudios de Licenciatura y doctorado en nuestros centros educativos”.




Por último, Vicente Fontestad ha destacado que durante el pontificado de monseñor Osoro “hemos tenido un buen Pastor, un mejor Padre y un muy cercano amigo”, le ha recordado que en Valencia “estará siempre su casa, su familia y su porción de Iglesia, que se compromete a seguir creciendo bajo la guía y estimulo del cardenal Antonio Cañizares” y ha deseado que su ministerio en Madrid “sea tan fructífero como aquí y que Dios le siga bendiciendo en toda su labor apostólica”.







12:50
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets