septiembre 2014
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

09:34

El Papa Francisco donó 100.000 euros a la Fundación de Auschwitz-Birkenau (http://auschwitz.org), que gestiona el mayor museo referido al campo de concentración alemán, situado en Oswiecim, en el sur de Polonia.

Lo indicó este lunes 29, el presidente de la Fundación y Director del Museo Piotr Cywinski, en una declaración.




El cardenal secretario de estado, Pietro Parolin, en el mensaje que acompaña la donación escribió: "La suma no es grande porque nuestras posibilidades son limitadas, pero con ésta expresamos nuestro pleno apoyo al proyecto emprendido por la Fundación".




El Vaticano es el país número 31 que contribuye con el "fondo perpetuo", de 120 millones de euros, establecido por la Fundación Auschwitz Birkenau, para resolver los costos para mantener el museo.




Auschwitz-Birkenau es símbolo del Holocausto, fue el mayor campo de exterminio nazi. Allí entre 1940 y 1945 más de 1,1 millones de prisioneros perdieron su vida, en su mayoría Judíos.




Fue un complejo formado por diversos campos de concentración y exterminio realizado por el régimen nazi, tras la invasión alemana a Polonia en 1939, al inicio de la Segunda Guerra Mundial.




La UNESCO lo declaró en 1979 como patrimonio de la humanidad, uno de los lugares de mayor simbolismo del Holocausto o Shoah.




Juan Pablo II lo visitó en 1979: era un lugar de una simbología especial para un polaco como él. Benedicto XVI, que era alemán, la nación que construyó el campo, lo visitó en 2006 (vea aquí su discurso emocionado).




Allí, el Papa Benedicto XVI dijo: "Con profundo respeto y gratitud nos inclinamos ante todos los que, como los tres jóvenes frente a la amenaza del horno de Babilonia, supieron responder: "Sólo nuestro Dios puede librarnos; pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que nosotros no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has erigido ".







07:20

Los obispos de Bolivia, ante las elecciones generales, del próximo 12 de octubre, escriben: «En la oración encomendamos este proceso al Dios de la Historia y de la Vida, conscientes de que sin Él - tal como nos ha recordado recientemente el Papa Francisco - incluso la prosperidad va acompañada de una terrible pobreza espiritual».

Con un comunicado, sobre el tema «Por unas elecciones libres, con transparencia y credibilidad. Obedecer a Dios por el camino de la justicia y del derecho . (cfr. Mt 21, 32)», la Conferencia Episcopal Boliviana, «fiel a su vocación y en actitud de servicio, comparte con la ciudadanía sus criterios y orientaciones frente a este acontecimiento de interés nacional, a la luz de los principios humanos y cristianos y en el contexto de la Doctrina Social de la Iglesia».




El comunicado de los prelados de Bolivia, fechado el 25 de septiembre, destaca que la transparencia es requisito decisivo; que el voto es derecho y deber constitucional; la dignidad humana y el bien común, advirtiendo luego sobre el voto consigna, los amedrentamientos y represalias.




La trasparencia, escriben «es la única garantía de la credibilidad de los procesos electorales».




Por lo que «es importante que autoridades y operadores del órgano electoral plurinacional extremen esfuerzos para garantizar a la población un proceso imparcial. De igual manera, es altamente recomendable que se faciliten y apoyen iniciativas de observación y control ciudadano por parte de organismos e instancias, nacionales o internacionales, que gocen de credibilidad».




Destacando la vocación democrática del pueblo boliviano y reiterando luego su llamado a la población para que, también en esta ocasión, demuestre una alta y ejemplar participación, la Conferencia Episcopal de Bolivia, recuerda que «el voto es un derecho constitucional, individual, secreto, libre, consciente y responsable, fundado sobre los principios de libertad de conciencia y de elección. Por eso los ciudadanos deben ejercer este derecho sin temores, pues todos tenemos el deber moral de participar activamente de este proceso electoral. La participación de cada persona fortalece la democracia y es una forma de colaborar en la construcción de un futuro digno para las personas y para toda la comunidad».




«Votar en conciencia es apostar por valores fundamentales de desarrollo integral en la sociedad como la vida, la justicia, la solidaridad, la verdad y la libertad», escriben los Obispos de Bolivia, en lo que respecta a la dignidad humana y el bien común.




Por ello es importante la información y un sano discernimiento.




«Todo lo que impide o condiciona el voto: presiones, insultos, descalificaciones, discriminaciones de diverso tipo y, peor aún, cualquier forma de amenaza o agresión física al que piensa distinto, atenta contra sus derechos fundamentales. Asimismo la demagogia, la prebenda y el soborno ofenden la inteligencia y hieren la dignidad de las personas», reiteran los mismos prelados, para luego poner en guardia contra el voto consigna, los amedrentamientos y las represalias.




Puesto que «no es lícito ni democrático que partidos políticos, comunidades, organizaciones sociales o dirigencias pretendan canalizar el llamado voto consigna. No hay ningún argumento válido que legitime estas acciones que, por otro lado, deben ser denunciadas y resueltas oportunamente por los órganos establecidos, porque soslayan la libertad de pensamiento, la libre expresión y la estabilidad democrática».




Y «es particularmente condenable, venga de quien venga, que se usen instituciones, bienes y recursos, públicos o privados, como instrumentos de presión, chantaje o legitimación en el poder. La ciudadanía debe hacer valer sus derechos y denunciar todo atropello».







17:48

En el Libro “Aborto cero”, por cierto muy buen libro, Esperanza Oña, diputada provida en Andalucía, cosa espero siga siendo a pesar del gigantesco engaño de Rajoy, cuenta en su colaboración que una diputada socialista, empezó su discurso abortista con esta perorata: “Subo a esta tribuna para defender la libertad de las mujeres; para defender nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestro cuerpo; nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestra maternidad; nuestro derecho, en definitiva, a decidir libremente sobre nuestra vida”. Creo vale la pena reflexionar sobre estas frases.



“Defender la libertad de las mujeres”. Por supuesto y la de los hombres también. Pero hay unas líneas rojas, como el crimen y en general los delitos, que no podemos ni debemos traspasar, aunque supongan una cortapisa a mi libertad. Sobre la violación creo estamos todos de acuerdo, sobre la pedofilia, no tengo tan claro que la ideología de género la condene, mejor dicho, lo tengo muy claro.

“Defender nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestro cuerpo”. En el 2007 Miguel Delibes escribía: “En lo concerniente a la libertad habrá que preguntarse en nombre de qué libertad se le puede negar a un embrión la libertad de nacer. Las partidarias del aborto sin limitaciones piden en todo el mundo libertad para su cuerpo. Eso está muy bien y es de razón siempre que en su uso no haya perjuicio de tercero”. Es difícil explicar en menos palabras los límites jurídicos del derecho a usar libremente el propio cuerpo.




Julián Marías afirmaba: “Nadie puede disponer de vida humana alguna. Tampoco existe poder que tenga potestad para privar de la vida a otro, ni para dar el derecho a alguien de matar a un tercero”. Libertad y crimen son incompatibles. Les guste o no les guste a los defensores del aborto es indiscutible que éste consiste en la muerte del feto o embrión dentro del seno de su madre. Y san Juan Pablo II, en su Encíclica “Evangelium vitae” declara: “Por tanto, con la autoridad conferida por Cristo a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con los Obispos de la Iglesia católica, confirmo que la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral. Esta doctrina, fundamentada en aquella ley no escrita que cada hombre, a la luz de la razón, encuentra en el propio corazón (cf. Rm 2, 14-15), es corroborada por la Sagrada Escritura, transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.



La decisión deliberada de privar a un ser humano inocente de su vida es siempre mala desde el punto de vista moral y nunca puede ser lícita ni como fin, ni como medio para un fin bueno. En efecto, es una desobediencia grave a la ley moral, más aún, a Dios mismo, su autor y garante; y contradice las virtudes fundamentales de la justicia y de la caridad. Nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir este gesto homicida para sí mismo o para otros confiados a su responsabilidad ni puede consentirlo explícita o implícitamente. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo ni permitirlo” (nº 57).




Una Sociedad, cuyos dirigentes políticos de casi todos los colores se horrorizan ante el maltrato a un animal, pero consideran que matar a ciento veinte mil seres humanos es un derecho, es una sociedad cuyos dirigentes se han vuelto locos y que está gravísimamente enferma. De esta postura hay un precedente clarísimo: cuando Himmler, uno de los grndes genocidas de la Historia, presenció una corrida de toros y no le gustó porque lo consideró un espectáculo sangriento y cruel. Por cierto el aborto, cada pocos años, mata más gente que la Segunda Guerra Mundial. En España los muertos por aborto hoy, son más o menos, los que hubo en el mismo período de tiempo en la Guerra Civil.




“Nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestra maternidad”. Eso no es así. Como decía una chica virgen: “Yo puedo dejar de ser virgen cuando me dé la gana. Pero mis amigas no vírgenes, no pueden ser ya vírgenes nunca”. Pues lo mismo pasa con las chicas embarazadas. Pueden escoger ser madres de un hijo vivo o de un hijo muerto, y además matado por ellas, lo cual con frecuencia tiene consecuencias terroríficas en su vida, como las que produce el síndrome posaborto. Pero ya han sido y son madres.




“Derecho a decidir libremente sobre nuestras vidas”. Dos de los dones más grandes que Dios nos ha dado son la cabeza para pensar y nuestra libertad, que Él escrupulosamente respeta. “Dios hará contigo todas las trampas que pueda para llevarte al cielo, menos cargarse tu libertad”, se me dijo en cierta ocasión. El problema es el buen o el mal uso que podemos hacer de estos dones y por lo que seremos juzgados al final de nuestra vida temporal (Mt 25, 31-46).




Por cierto, se está planteando el problema sobre si los ministros católicos del Gobierno deben dimitir. Pienso que no, pero sí deben expresar públicamente su desacuerdo con la actitud criminal del Gobierno, porque en otro caso son corresponsables. No deben irse, porque no hay que dar facilidades al contrario. Que los echen.




Pedro Trevijano







12:50

El arzobispo electo de Madrid y aún administrador apostólico de la archidiócesis de Valencia, Carlos Osoro, presidió el domingo en la catedral de Valencia una misa de acción de gracias por su pontificado en la diócesis valentina de la que se ha despedido, con un “¡Hasta siempre Valencia!, Hasta siempre, tierra de María!, os llevo a todos en mi corazón” , parafraseando al Papa San Juan Pablo II en su última visita a España en el año 2003.

Osoro invitó a los valencianos en su homilía a “hacer la revolución de la libertad” y a “vivir en esta revolución”, que es la vida de Cristo, para la que supone “tener familiaridad con Él”, “imitarlo en salir de sí e ir al encuentro del otro”, y “no tener miedo de ir con Él a todas las periferias existenciales”.




También les pidió: “buscad todos el interés de los demás” y vivir según aquello que “proviene de la gracia, del amor de Dios, del perdón, de la reconciliación, de la construcción, de la fraternidad, de vivir en misión, de ser testigos gozosos de la alegría del Evangelio con obras y palabras, de ser defensores de la vida siempre que se manifiesta plenamente en Jesucristo”.




Durante la celebración de la misa, que ha sido concelebrada por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, el obispo de Palencia, monseñor Esteban Escudero, y el obispo emérito de Mondoñeo-Ferrol, monseñor José Gea, junto a decenas de sacerdotes, los fieles que abarrotaban la Catedral han interrumpido en varias ocasiones con aplausos en la homilía a monseñor Osoro.




“Sed cristianos a tiempo completo”



En su homilía, el arzobispo de Valencia ha invitado, igualmente, a los fieles valencianos a “ser cristianos a tiempo completo”, lo que significa que “no sois cristianos sentados reflejándoos en la fe o discutiendo sobre la fe en teoría, salid de vosotros mismos, tomad con valentía la cruz, y marchad por las calles compartiendo la alegría del Evangelio”.







Osoro con la réplica del Santo Cáliz que le regalan los valencianos (la parte superior es un vaso en piedra semipreciosa que copia la que probablemente usó Cristo)




Osoro ha lamentado que “esta pobreza que arrasa Europa, el desconocer a Dios, trae las consecuencias que sabemos”. “Hay que conocerlo, pero no a la fuerza, sino convenciendo con vuestra vida”, ha añadido.




Ha dedicado palabras de agradecimiento a los sacerdotes, seminaristas, jóvenes, ancianos, enfermos y familias.




Al finalizar la celebración, el vicario general del Arzobispado, Vicente Fontestad, ha leído una carta en nombre de la diócesis a monseñor Osoro, en la que también ha hecho referencia al regalo de agradecimiento de la archidiócesis a monseñor Osoro, una réplica del Santo Cáliz que se guarda en la catedral y que los expertos consideran que es un vaso helénico del siglo I y pudo ser el usado por Cristo en la Última Cena.







En la misa en la Seo, el prelado ha entregado como regalo de despedida su báculo, que recibió de la diócesis valenciana cuando tomó posesión como arzobispo en 2009.




En la eucaristía, en la que ha intervenido el Coro del Seminario Mayor de Valencia, han acudido el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra; el presidente de Las Cortes Valencianas, Juan Cotino; y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, entre otras autoridades.




En la procesión de entrada, una vez en la Catedral, después de visitar previamente la Basílica de la Virgen, monseñor Osoro ha ido acompañado por los sacerdotes del Consejo Episcopal y del Colegio de Consultores, miembros del Cabildo de la Catedral, así como por los presbíteros ordenados por él durante sus cinco años de pontificado en la diócesis valentina.




En nombre de la diócesis



El vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, ha expresado “nuestro más profundo reconocimiento por su identidad tan transparente de Pastor, de Padre y amigo, haciendo fácil el anuncio del Evangelio a través de la acogida personal, del encuentro, de ponerse del todo en la calle”.




Además, ha expresado el reconocimiento de los católicos valencianos a Osoro “por su gran creatividad para abrir caminos a Jesucristo en medio de nuestra sociedad, con empeño constante de diálogo y anuncio” y ha destacado la puesta en marcha del Itinerario Diocesano de Renovación, ya concluido, y del Itinerario Diocesano de Evangelización.




En esa línea, ha transmitido el agradecimiento “por motivar a nuestros jóvenes en el compromiso de la oración asidua, reuniéndose con ellos mensualmente en la Basílica y en tantas parroquias de la diócesis; por contagiarnos el valor de la vocación y poner a nuestro Seminario como lugar central en nuestra diócesis; y por su interés paternal por todos y cada uno de los sacerdotes” ya que durante su pontificado “no ha escatimado tiempo, ni oportunidades para estar a nuestro lado: con los más mayores, con los enfermos, con los que están pasando por situaciones difíciles, rezando por nosotros y con nosotros, haciéndonos amar la vocación que hemos recibido”.







El vicario también ha agradecido al prelado “su preocupación por todas las diócesis” y ha destacado que “en este momento son 38 los sacerdotes de Latinoamérica, Asia y África que están colaborando en muchas parroquias y cursando sus estudios de Licenciatura y doctorado en nuestros centros educativos”.




Por último, Vicente Fontestad ha destacado que durante el pontificado de monseñor Osoro “hemos tenido un buen Pastor, un mejor Padre y un muy cercano amigo”, le ha recordado que en Valencia “estará siempre su casa, su familia y su porción de Iglesia, que se compromete a seguir creciendo bajo la guía y estimulo del cardenal Antonio Cañizares” y ha deseado que su ministerio en Madrid “sea tan fructífero como aquí y que Dios le siga bendiciendo en toda su labor apostólica”.







09:37

«Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor», es el tema elegido por el Papa Francisco para la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, y que se anunció, como es tradicional en la fiesta litúrgica de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel.

El Pontificio Consejo encargado de este sector, señala que continúa en la línea del tema anterior y, al mismo tiempo, entra en el ámbito de lo que será la materia central de los dos próximos Sínodos: la familia.




La crónica cotidiana narra las dificultades que atraviesa actualmente la familia. Asimismo, a menudo los cambios culturales no ayudan a entender el gran bien que es la familia.




Evocando a San Juan Pablo II, se recuerda que “las relaciones entre los miembros de la comunidad familiar están inspiradas y guiadas por la ley de la «gratuidad» que, respetando y favoreciendo en todos y cada uno la dignidad personal como único título de valor, se hace acogida cordial, encuentro y diálogo, disponibilidad desinteresada, servicio generoso y solidaridad profunda” (San Juan Pablo II, Familiaris Consortio, N. 43).




»¿Cómo podemos decir hoy, al hombre herido y desilusionado, que el amor entre un hombre y una mujer es algo muy bueno?




»¿Cómo hacer que los hijos experimenten que son un don precioso?




»¿Cómo llevar calor al corazón de la sociedad herida y cansada a causa de tantas desilusiones amorosas, y decirle: ánimo, recomencemos?




»¿Cómo explicar que la familia es el primer y más significativo ambiente en el que se experimenta la belleza de la vida, la alegría del amor, la donación gratuita, el consuelo del perdón dado y recibido, y donde se comienza a encontrar al otro?




»La Iglesia debe aprender de nuevo a explicar que la familia es un gran don, bueno y hermoso. Está llamada a encontrar el modo de decir que la gratuidad del amor, que se ofrecen los esposos, acerca a todos los hombres a Dios, y es una tarea entusiasmante.




»¿Por qué? Porque lleva a mirar la verdadera realidad del hombre y abre las puertas al futuro, a la vida.




La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, única jornada mundial establecida por el Concilio Vaticano II, se celebra en numerosos países, por recomendación de los obispos del mundo, el domingo anterior a la fiesta de Pentecostés, que en 2015 será el 17 de mayo.




El Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se publica tradicionalmente con ocasión de la festividad de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas (24 de enero).







09:37

Se presenta la Memoria Anual de Cáritas , una radiografía de las necesidades que padece la sociedad española. En los últimos cinco años ha crecido el número de voluntarios y las aportaciones de fondos privados. Cáritas ha hecho una inversión de 300 millones de euros en empleo, acogida y vivienda.

La cifra exacta, 2,5 millones de personas en situación de exclusión social en España ha sido atendidas por Cáritas en 2013 y otros 2,5 millones en los países del Sur.




Para poder hacerlo, el conjunto de las 70 Cáritas Diocesanas de España han invertido 291 millones de euros. De esa cantidad, 218,3 millones de euros (el 75%) proceden de aportaciones privadas y 73 millones (el 25%) de fondos públicos. Esto supone una ayuda de 15 millones más que en 2012 gracias al incremento de las aportaciones privadas, ya que los fondos públicos invertidos son los más bajos de los últimos cinco años.




La participación de 78.017 voluntarios y 4.171 trabajadores remunerados que desarrollan su actividad a través de 7.194 centros y servicios han sido clave en el engranaje de ayuda. Según los datos, en los últimos cinco años el número de voluntarios ha aumentado un 30,7%.




En el reparto de ayuda, a los programas de Empleo e inserción laboral se destinaron 36 millones de euros ,al de Vivienda 9 millones y al de Acogida y atención primaria 69,3 millones.




Junto a estos estratos de la sociedad, la Confederación Cáritas ha seguido emprendiendo ayudas destinadas a personas especialmente vulnerables, como son, los Mayores (28,5 millones de euros), Personas Sin Hogar (21 millones), Familia e Infancia (22,8 millones) e Inmigrantes (4,7 millones).




En cuanto a su subsistencia, el informe vuelve a indicar el carácter austero en el que se enmarca la acción de Cáritas. De cada euro invertido en 2013, solo se destinaron 5,98 céntimos a Gestión y Administración.







03:30

La retirada por parte del Presidente de Gobierno del “Anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada” es una decisión política con unas implicaciones morales muy graves, dado que la medida del Sr. Rajoy condena a cientos de miles de vidas humanas al más absoluto de los desamparos.

El derecho a la vida no es un derecho más, sino uno anterior a todos los derechos, y sobre el que se sustentan todos los demás. Obviamente, el juicio moral de las políticas desarrolladas por un gobierno no se circunscribe a la tutela de la vida. La experiencia nos dice que unos partidos suelen ser más sensibles hacia determinados valores éticos, mientras que otros lo son hacia otro tipo de valores morales. Pero cuando lo que está en juego es el mismo derecho a vivir, no cabe entender que estemos ante una cuestión más, entre tantas otras. Se trata probablemente del mayor de los dramas morales de nuestra sociedad. Cada día son exterminadas en España más de trescientas vidas humanas, a las que se les niega el más elemental de los derechos: el derecho a vivir. Y esto se hace bajo el amparo de un ley inicua que reconoce el derecho a abortar, es decir, el derecho a matar.




Si bien el Partido Popular había manifestado mientras estaba en la oposición su desacuerdo con la ley abortista de Zapatero (2010), finalmente, ha terminado por asumir la aberración de considerar al aborto como un derecho humano. (Conviene puntualizar que no existe en el mundo otro estado que considere el aborto como un derecho en su legislación). Desgraciadamente, no es la primera vez que se produce una deriva semejante en el Partido Popular. Los hechos demuestran que la supuesta “izquierda” es la que termina marcando el camino a la supuesta “derecha”. Cada vez existen menos diferencias ideológicas reales entre los partidos políticos, dado que han asumido todos ellos los valores del neocapitalismo, el relativismo y la ideología de género. Alguien dijo que el pensamiento políticamente correcto de nuestros días se caracteriza por ser teóricamente marxista, prácticamente liberal, y psicológicamente freudiano.




La decisión tomada por el Presidente de Gobierno reabre de una forma definitiva el debate ya existente desde hace tiempo en el seno de la Iglesia Católica: ¿Qué tipo de presencia deben de tener los católicos en la vida política? ¿Es coherente que los católicos se integren en partidos políticos que acogen en sus programas propuestas diametralmente contrarias a los valores evangélicos? ¿Pueden los católicos votar a partidos políticos que están en esta situación, basándose en el principio del “mal menor”? El tiempo ha demostrado que por el camino del “mal menor” se termina llegando al “mal mayor”. La opción del “mal menor” solo puede ser acogida por un cristiano de forma circunstancial y transitoria; sin caer en la tentación de hacer de ella su “santo y seña”. Y es que… Jesucristo nos enseñó a apostar por el bien; no por el mal menor.




De forma similar a como me consta que un número significativo de militantes del Partido Nacionalista Vasco se dieron de baja en su militancia política cuando su partido asumió los postulados abortistas, tampoco me cabe duda de que ahora serán también muchos los que hagan lo propio en el Partido Popular (aunque los aparatos políticos intenten poner sordina a este hecho). Estamos ante un test importante para medir nuestra jerarquía de valores: ¿La ideología por encima de los valores morales? ¿O los valores morales por encima de la ideología? No caben las componendas; hay que optar.




Los creyentes tienen un serio problema: en el arco parlamentario actual no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico. Para decirlo claramente: un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados.




El quehacer de los obispos es la iluminación moral, y no la conformación de alternativas políticas. He aquí uno de los retos específicos más importantes de los seglares en este momento. La vocación de los laicos católicos, a diferencia de los sacerdotes y obispos, es la de hacerse presentes en la vida pública proponiendo alternativas políticas, capaces de encarnar de forma coherente en la vida pública los principios que inspiran la Doctrina Social Católica.




Ni qué decir tiene que aunque estas reflexiones están referidas prioritariamente a los católicos, son también aplicables a los miembros de otras confesiones religiosas, e incluso a no pocos ciudadanos no creyentes que apuestan por la integridad de los valores morales, incluyendo el de la inviolabilidad de la vida humana en el seno materno.




La cuestión es la siguiente: ¿Quién prestará su voz a los que no tienen voz? ¿Quién está dispuesto a defender el derecho a la vida de cientos de miles de inocentes que todavía no pueden hablar por sí mismos? ¿Y quién ofrecerá a las mujeres embarazadas que están en situaciones difíciles una alternativa a esa trampa mortal llamada “derecho a abortar”?







16:34

Contemplar, salir, hacer escuela. Han sido las tres indicaciones que ha dado esta mañana el Papa Francisco al Movimiento de los Focolares, cuya asamblea general tiene lugar estos días en Roma.

La Obra de María, conocida por todos con el nombre de Movimiento de los Focolares, nació en el seno de la Iglesia Católica ''de una pequeña semilla que en el curso de los años -ha recordado el Santo Padre- ha dado vida a un árbol que ahora extiende sus ramas a todas las expresiones de la familia cristiana y también a los miembros de diversas religiones y a tantos otros que cultivan la justicia y la solidaridad junto a la búsqueda de la verdad''.




Francisco se ha referido con gran afecto y agradecimiento a Chiara Lubich, fundadora y primera presidente de los Focolares para señalar después que el Movimiento, fiel al carisma del que nació y del que se alimenta ''se enfrenta hoy a la misma tarea que compete a toda la Iglesia: ofrecer, con responsabilidad y creatividad su aportación peculiar a esta nueva estación de evangelización''. Y para ese fin ha indicado tres maneras: contemplar, salir y hacer escuela.




Para contemplar es necesario ''ensanchar la interioridad propia siguiendo la medida de Jesucristo y del don de su Espíritu'' y ''hacer de la contemplación la condición indispensable para una presencia solidaria y una acción eficaz, realmente libre y pura''.




Contemplar significa, además ''vivir en compañía con los hermanos y hermanas, partir con ellos el Pan de la comunión y la fraternidad, atravesar juntos el umbral que nos introduce en el seno del Padre porque la contemplación que excluye a los demás es un engaño. Es narcisismo.




Después hay que ''salir como Jesús del seno del Padre para anunciar la palabra del amor a todos, hasta entregarse a sí mismo en el madero de la cruz. Tenemos que aprender de él, esta dinámica del éxodo y del don, del salir de sí mismo, de caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá... No podemos vacilar sino más bien , con la ayuda de Dios, apuntar alto y ensanchar la mirada. Y para hacerlo tenemos que salir con valor ''hacia El, fuera del campamento, llevando su oprobio''. El nos espera en las pruebas y en los gemidos de nuestros hermanos, en las llagas de la sociedad y en las interrogaciones de la cultura de nuestra época''.




Duele el corazón cuando ante una Iglesia, una humanidad con tantas heridas, morales, existenciales, de guerra, que sentimos todos, vemos que los cristianos empiezan a hacer bizantinismos filosóficos, teológicos, espirituales, cuando lo que hace falta es una espiritualidad en salida... Hay que salir porque ... la Iglesia parece un hospital de campaña. Y cuando se va a un hospital así, lo primero que hay que hacer es curar las heridas, no analizar el colesterol; eso se hace después''.




A la hora de hacer escuela, ''es necesario formar, como exige el Evangelio hombres y mujeres nuevos y para ese fin hace falta una escuela de humanidad a medida de la humanidad de Jesús... Sin una formación adecuada de las nuevas generaciones es ilusorio pensar en poder realizar un proyecto serio y duradero al servicio de la nueva humanidad''.




''Chiara Lubich -ha concluido Francisco- había acuñado una frase que sigue siendo actual: Hoy, decía, hay que formar a 'hombres-mundo', hombres y mujeres con el alma, el corazón, la mente de Jesús y por lo tanto capaces de reconocer e interpretar las necesidades, las preocupaciones y las esperanzas que se anidan en el corazón de cada persona''.







12:35

Unas doscientas personas han despedido hoy al misionero Manuel García Viejo, fallecido por ébola el jueves tras su traslado desde Sierra Leona, en un funeral en el que compañeros de la orden de San Juan de Dios a la que pertenecía han destacado su sencillez y su total entrega a los enfermos y a los más pobres.

El funeral, celebrado en el hospital San Rafael de Madrid, ha sido oficiado por el obispo José Luis Redrado, rodeado en el altar por una veintena de religiosos de la orden, y ha estado presidido por la urna con las cenizas del religioso ante las que han depositado su hábito, un escapulario y las constituciones de la orden de San Juan de Dios, así como un fonendoscopio, que simbolizaba su profesión de médico.




Entre las autoridades presentes en el oficio religioso se encontraba el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, quien ha expresado ante los periodistas su agradecimiento a todo el personal médico que ha atendido a García Viejo desde su llegada el pasado lunes procedente de Sierra Leona. Ha lamentado no haber tenido "más éxito" para conseguir su curación, pero ha recordado que las circunstancias en las que llegó a España eran ya terminales y ha deseado que no tenga que venir ningún enfermo más infectado por ébola.




Desde Roma, ha acudido al funeral el superior general de la orden, Jesús Etayo, quien ha dedicado unas sentidas palabras a su compañero del que ha dicho que se "sonrojaría" de todo lo que se está diciendo de él, "merecidamente".




Y ello, porque era "sencillo, amable, un poco tímido, y alejado de protagonismos, preocupado y ocupado toda su vida por los enfermos y los pobres que debía atender". Al rendir un homenaje a todos aquellos que como García Viejo "han llevado su vida y su fe hasta el extremo, hasta dar la vida", ha lamentado también cómo el ébola está golpeando a su congregación, que ya se ha cobrado la vida de cuatro de sus miembros en Sierra Leona y Liberia, dos de ellos los españoles García Viejo y Miguel Pajares, fallecido también en Madrid el pasado 12 de agosto tras su traslado desde Monrovia.




Otro de los intervinientes en la homilía ha sido el portavoz de la orden, Miguel Ángel Barona, quien ha querido agradecer a García Viejo y "a todos nuestros hermanos fallecidos" su "estimulante ejemplo de humanidad y de fe" que demuestra que "una vida dedicada a los demás merece ser vivida".




Una vez finalizado el funeral, los restos de García viejo, de 69 años, han sido trasladados al panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en el cementerio madrileño de San Isidro, donde reposan los del hermano Miguel Pajares, quien también pertenecía a esta orden religiosa y que falleció el pasado 12 de agosto en Madrid tras contraer el ébola en Liberia.







18:09

Hay quien ve a Dios en la Naturaleza. Pero a mí la Naturaleza me da miedo. Cuando veo a un babuino comerse viva una cría de impala, me digo que mi Dios no se parece a la Naturaleza. Ni de coña. La Naturaleza es un dios indiferente al dolor o al amor...

Lo más parecido a mi Dios es la familia. La familia que quiere, rodea, perdona, apoya, se ríe, juega, regaña y abraza. Por eso es mal asunto llevarse mal con la familia; es como si Dios se volviera malo...




Hace unos días vi en una playa una perfecta exposición de lo que es la familia.




Vi muchos papás y mamás que cogían en brazos o de la mano a niños muy, muy, muy pequeños, asustados o encantados descubriendo las olas. Para algunos de esos chiquitos, sería el primer día de playa de su vida...Con su pañalón, su palita y su gorrito, supongo que entienden que Mamá es lo más parecido a Dios que tendrán en su vida, y que Papá es algo así como un sub-Dios o un dios con minúsculas, pero importante, oiga.




Vi también señoras y señores muy, muy, muy mayores, verdaderos dinosaurios, monumentos a la arruga, a los que sus hijos o nietos acompañaban dentro del agua, cogiéndolos de los brazos. Nadan bien pero hace años ya que tienen el equilibrio fumigado por los achaques y no pueden meterse solos dentro, lo difícil para ellos es entrar y salir del agua con la arena que se escapa bajo los pies...




Me pareció admirable. Redondo. Perfecto. Los niños pequeños lloran; la gente mayor refunfuña, todo el mundo se queja pero también se ríe. La familia es un Dios amable, como una película española con Alberto Closas y José Luis López Vázquez...







08:07

Un cristiano no puede entender al Cristo Redentor sin la cruz, sin que esté dispuesto a llevarla con Jesús. El papa Francisco se ha dirigido así a los presentes durante la homilía de este viernes en Santa Marta. Por eso, el Santo Padre ha recordado que el cristiano es igual al "cirineo".

El tener fe está en esta identificación: se pertenece a Jesús y se lleva con Él el peso de la Cruz. De lo contrario, se recorre un camino "bueno" en apariencia, pero no "verdadero".




El Papa ha tomado como referencia para su reflexión el Evangelio del día, en el que Cristo pregunta a los discípulos qué dice la gente sobre Él.




Este episodio -ha recordado el Papa- se encuadra en el contexto del Evangelio en el que Jesús cuida "de una forma especial su verdadera identidad". En más de una ocasión, cuando "alguno se acercaba" a comunicarla, "lo paraba", así como impide más de una vez también al demonio que revele su naturaleza de "Hijo de Dios" venido para salvar al mundo.




Así, Francisco ha explicado que esto es para que la gente no se equivocara y pensara en el Mesías como un líder venido para expulsar a los romanos. Solo en privado y a los Doce, Jesús comienza a hacer catequesis sobre su verdadera identidad, ha indicado el Santo Padre.




Y ha proseguido: "el Hijo del hombre, es decir el Mesías, el Ungido, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y los escribas, ser asesinado y resucitar. Este es el camino de vuestra liberación. Este es el camino del Mesías, el Justo: la Pasión, la Cruz. Y les explica su identidad. Ellos no quieren entender y en el pasaje de Mateo se ve como Pedro rechaza esto: ´¡No, no! Señor...´ Pero comienza a entender el misterio de su propia identidad: ´Sí, yo soy el Hijo de Dios. Pero este es mi camino: debo ir en este camino de sufrimiento".




De este modo, el papa Francisco ha subrayado que esta es la "pedagogía" que Jesús usa para "preparar los corazones de la gente, para entender este Misterio de Dios".




El Pontífice ha afirmado al respecto que "es tanto el amor de Dios, es tan feo el pecado, que Él nos salva así: con esta identidad en la Cruz. No se puede entender Jesucristo Redentor sin la Cruz: ¡no se puede entender! Podemos llegar hasta pensar que es un gran profeta, hace cosas buenas, es un santo. Pero el Cristo Redentor sin la Cruz no se puede entender. Pero los corazones de los discípulos, los corazones de la gente, no estaban preparados para entenderlo. No habían entendido las Profecías, no habían entendido que Él era precisamente el Cordero para el sacrificio. No estaban preparados".




Fue el Domingo de Ramos -tal y como ha indicado el Papa- que Cristo permite a la multitud decir, "más o menos", su identidad, con ese "Bendito el que viene en nombre del Señor". Y esto es porque "¡si la gente no grita, gritarán las piedras!", ha añadido. Sin embargo, solo después de su muerte, la identidad de Jesús aparece en plenitud y la "primer confesión" viene del centurión romano, recuerda el Papa. Paso a paso Jesús nos "prepara para entenderlo bien", nos prepara para "acompañarlo con nuestras cruces en su camino hacia la redención".




Para concluir la homilía, el Obispo de Roma ha observado que Jesús "nos prepara para ser cirineos para ayudarlo a llevar la Cruz. Y nuestra vida cristiana sin esto no es cristiana. Es una vida espiritual, buena... ´Jesús es el gran profeta, también nos ha salvado. Pero Él y yo no...´ No, ¡tú con Él! Haciendo el mismo camino". Y así, Francisco ha finalizado indicando que "también nuestra identidad de cristianos debe ser custodiada y no creer que ser cristianos es un mérito, es un camino espiritual de perfección. No es un mérito, es pura gracia".







06:58

Los oyentes de la cadena COPE y los espectadores de 13 TV tienen entradas de excepción para la ceremonia de beatificación de don Álvaro del Portillo, este sábado, 27 de septiembre. Las caras y voces más conocidas de las cadenas se encargarán de retransmitir todos los detalles.

Valdebebas es el escenario elegido para la ceremonia de beatificación de don Álvaro del Portillo, sucesor de San Josemaría al frente del Opus Dei, que se celebrará este sábado y que estará presidida por el Cardenal Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para Causas de los Santos.




Para quienes no puedan asistir, 13TV y la cadena COPE han preparado dos tribunas de excepción, con los mejores comentaristas trasladando a los hogares hasta el último detalle de esta importante ceremonia.




13TV



Desde las 10.45, Javier Alonso, María Rodríguez Vico y Paloma Gómez Borrero se pondrán al frente de un programa especial que durante más de tres horas contará con el testimonio de personas que conocieron muy de cerca a monseñor Álvaro del Portillo como sus familiares, religiosos, personajes del mundo de la cultura...




Además, para que los espectadores puedan conocer mejor la figura de este religioso, antes de que comience el programa especial 13tv emitirá un documental que se adentra en el lado más personal de don Álvaro, y en el que se podrán escuchar las palabras del futuro beato sobre temas tan relevantes como la familia, la libertad, los sacramentos o la relación que mantuvo con San Juan Pablo II.




COPE



Desde las 10.00 de la mañana, el programa Fin de semana que presenta Cristina López Schlichting realizará conexiones permanentes con los periodistas de COPE desplazados al lugar de la beatificación para relatar en directo como viven este acontecimiento multitudinario los miles de fieles que llegarán de 80 países.




Testimonios de jóvenes, de familias, de sacerdotes que con su presencia quieren demostrar el afecto y el cariño hacia monseñor Álvaro del Portillo y recocer la gran obra que realizó al frente del Opus Dei adornarán un programa que dará paso a la retransmisión en directo de la Misa de Beatificación.




A través de COPE.ES y las aplicaciones móviles de COPE para iPhone, iPad y Android, podrá también seguirse esta retransmisión que conducirá José Luis Restán, director de El Espejo y La Linterna de la Iglesia, de 11.45 a 14.15.




Para analizar y comentar la figura de don Álvaro, José Luis Restán contará con la presencia de José Francisco Serrano, Decano de Humanidades del CEU y Ricardo Benjumea, redactor jefe de Alfa y Omega.




Para seguir la ceremonia en la página de COPE.ES tan solo hay que pinchar en la cabecera en el icono también en directo con la imagen de monseñor Álvaro de Portillo, mientras que para hacerlo a través de la aplicación móvil hay que pulsar en la parte superior de la pantalla en la pestaña Otros Directos




[Puede descargar las aplicaciones móviles de COPE desde los siguientes enlaces]




Apple: http://ift.tt/YhWRPm




Android: http://ift.tt/1rxxMeS







19:26

Cuidémonos de la vanidad que nos aleja de la verdad y nos hace parecer una burbuja de jabón. Lo dijo el Papa Francisco en la misa de la mañana de este jueves en la Casa Santa Marta. El Pontífice, basándose en el pasaje del libro de Eclesiastés en la primera lectura, señaló que, aun cuando lo hacen bien, los cristianos deben evitar la tentación de aparentar, de “hacerse ver".

Si tú, "no tienes algo consistente, también tú pasarás como todas las cosas”.




Papa Francisco tomó el ejemplo del libro de Eclesiastés para detenerse sobre la vanidad. Una tentación, señaló, que existe no sólo para los paganos, sino también para los cristianos, para "la gente de fe."




Jesús, recordó el Papa, "regañó mucho" a los que se jactaban.




Para los doctores de la ley, añadió, decía que no deben "pasearse por las plazas" con "ropa de lujo" como "príncipes". Cuando tú rezas, ponía en guardia el Señor: "Por favor, no te hagas ver, no reces porque te vean”, “ora en secreto, entra en tu cuarto”.




Lo mismo, dijo el Papa, se debe hacer cuando ayudas a los pobres: "No toques trompeta, hazlo a escondidas”. “El Padre lo ve, es suficiente".




«Pero el vanidoso: ‘pero mira, yo doy este cheque para las obras de la Iglesia’ y hace ver el cheque; luego estafa por otra parte a la Iglesia. Es lo que hace el vanidoso: vive para aparentar. ‘Cuando ayunes – les dice el Señor a éstos – por favor no te hagas el melancólico, el triste, para que todos se den cuenta. Haz penitencia con alegría, para que nadie se dé cuenta. Y la vanidad es así: es para aparentar, vivir para hacerse ver.»




"Los cristianos que viven así - continuó – para aparentar, por la vanidad, parecen pavos, se pavonean”. Se dice “yo soy cristiano, yo soy familiar de aquel cura, de aquella monja, de ese obispo, mi familia es una familia cristiana”.




"Se jactan". Pero - pregunta el Papa – ¿tu vida con el Señor? ¿Cómo rezas? Tu vida con las obras de misericordia, ¿cómo va? ¿Visitas a los enfermos? “La verdad”.




Es por esto que Jesús añadió, “nos dice que debemos construir nuestra casa, es decir, nuestra vida cristiana sobre la roca, en la verdad." En cambio, fue su advertencia, "los vanidosos construyen la casa sobre la arena y la casa ​​cae, la vida cristiana se cae, resbala, porque no es capaz de resistir a las tentaciones":




"Cuántos cristianos viven para aparentar. Su vida parece como una burbuja de jabón. ¡Es hermosa la burbuja de jabón! ¡Con todos los colores que tiene! Pero dura un segundo y luego ¿qué? También cuando nos fijamos en algunos monumentos fúnebres, pensamos que es vanidad, porque la verdad es volver a la tierra desnuda, como decía el Siervo de Dios Pablo VI. Nos espera la tierra desnuda, ésta es nuestra verdad final. Mientras tanto ¿me enorgullezco o hago algo? ¿Hago el bien? ¿Busco a Dios? ¿Rezo? Las cosas que tienen consistencia. Y la vanidad es una mentirosa, es imaginativa, se engaña a sí misma, engaña a los vanidosos, porque primero finge que es algo, pero luego con el tiempo llega a creerse lo que en su opinión era. Se la cree, ¡pobrecito!"




Y ´esto, subrayó, es lo que le pasaba al tetrarca Herodes, que, como leemos en el Evangelio de hoy, se preguntaba con insistencia sobre la identidad de Jesús "La vanidad, -dijo el Papa - siembra un mal malestar, quita la paz. Es como aquellas personas que se maquillan mucho y luego temen que la lluvia les quite todo”.




"No nos da paz la vanidad -señaló- sólo la verdad nos da la paz". Por lo tanto, Francesco ha reiterado que la única roca sobre la que construimos nuestra vida es Jesús.




"Y pensamos” - dijo – “en esta propuesta del diablo, del demonio, que también tentó a Jesús en el desierto, la vanidad", y dijo: "Ven conmigo , subamos al templo, hagamos el espectáculo; te tiras abajo y todos creemos en ti ". El diablo había presentado a Jesús "la vanidad en una bandeja." La vanidad, dijo el Papa, "es una enfermedad espiritual muy grave":




"Los Padres egipcios del desierto decían que la vanidad es una tentación contra la que hay que luchar toda la vida, porque siempre vuelve a sacarnos la verdad. Y para entender esto decían es como la cebolla. La agarras y la empiezas a pelar. Y pelas la vanidad hoy, un poco de vanidad mañana y toda la vida pelando la vanidad para vencerla. Y al final eres feliz: me quité la vanidad, pelé la cebolla, pero el olor se queda en tu mano. Pidamos al Señor la gracia de no ser vanidosos, de ser verdaderos, con la verdad de la realidad y del Evangelio.







17:50

Apartando los papeles de su discurso preparado, Francisco tuvo un momento de intensa conmoción en la catedral de Tirana al recordar que en el camino del aeropuerto a la plaza había contemplado las fotografías de tantos mártires. Y añadió: “se nota que este pueblo guarda aún memoria de sus mártires, que tanto sufrieron… han sufrido físicamente, psíquicamente y también esa angustia de la incertidumbre. Si los iban a fusilar o no, y así vivían, con esa angustia. Y el Señor los consolaba… porque había gente en la Iglesia, el pueblo de Dios, las viejecitas santas y buenas, tantas religiosas de clausura… que rezaban por ellos. Y éste es el misterio de la Iglesia…”.

Un pueblo que se precie vive la memoria. Una comunidad eclesial que no esté profundamente enferma tiene memoria. Y contempla su historia como un río: con sus tramos plácidos, sus rápidos, sus momentos chispeantes y sus estancamientos. Todos ellos en una continuidad que nunca es mera repetición forman su historia. Y esa historia debe ser acogida y amada, porque a través de ella se manifiesta quién conduce a su Iglesia. Esta es una clave profunda del magisterio del Papa Francisco que suelen olvidar algunos que lo citan profusa pero confusamente. Los que se empeñan, contra todo lo que dice Francisco, en dibujar en el suelo la raya que separa una suerte de Iglesia hosca y huraña de la que dicen avergonzarse, de una Iglesia alegre y libre que ahora sí merece la pena contar. Pero ambas son fruto de su reconstrucción virtual, ninguna recoge la amplia y compleja verdad, ni de antes ni de ahora.




Por mi trabajo me ha tocado “contar la Iglesia” desde hace veintisiete años, y doy las gracias por cada uno de ellos. Los años de la emoción de san Juan Pablo II que nos pedía no tener miedo y que mostró de nuevo la modernidad de la fe en medio de las plazas; los años de Benedicto XVI, años de purificación, luminosos y doloridos en su tensión por abrir brecha en el búnker del escepticismo, arraigados en la gran Tradición y con el deseo de encontrar nuevas formas de comunicar el tesoro de la fe; y el último tiempo, con la gran fuerza misionera de Francisco, cuyo ímpetu de reforma entronca como un guante en el camino de los últimos cincuenta años… ¿o quizás aún muchos más? Sí, contarlo todo, también las inercias, los óxidos, incluso las vergüenzas que no se nos han ahorrado ni se nos ahorrarán, porque este pobre cuerpo siempre camina herido, necesitado de la medicina de su Señor.




De nuevo vuelvo a Francisco, hace apenas siete días. El Papa relataba la confidencia de un cardenal brasileño que cuando viaja a cualquier país va siempre al cementerio a ver las tumbas de tantos misioneros, sacerdotes, hermanos, religiosas que fueron a predicar el Evangelio. Y el cardenal pensaba: todos ellos pueden ser canonizados ahora, lo dejaron todo para anunciar a Jesucristo. Si pienso en nuestros pueblos y ciudades creo que también yo podría decir algo parecido, aunque quizás con menos épica. A fin de cuentas, como decía también Francisco hace unos días en Santa Marta, sin la Iglesia madre “no podemos ir adelante”. Sí, una Iglesia que merece la pena contar aunque su piel esté llena de costurones. Ayer, hoy, mañana… siempre.




© PaginasDigital.es







17:50

Monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares (España) ha publicado una carta pastoral titulada "Llamar a las cosas por su nombre" tras la decisión del Gobierno del Partido Popular de incumplir su promesa electoral de reformar la Ley del Aborto.

Reig Pla señala que el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy "ha actuado con insensatez pues ha afirmado que lo sensato es mantener el “derecho al aborto”, es decir, el derecho a matar a un inocente no-nacido, el crimen más execrable".




El obispo de Alcalá considera que "el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e “infectado” como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por el lobby LGBTQ".




Asimismo, Reig Pla subraya que "sin juzgar a las personas, los partidos políticos mayoritarios se han constituido en verdaderas “estructuras de pecado”.




El prelado llama a la movilización contra la inacción de los responsables políticos del PP: Hay que "suscitar una respuesta civil organizada y capaz de movilizar las conciencias", además de "promover iniciativas políticas que hagan suya, integralmente, la Doctrina Social de la Iglesia".




A continuación, la carta pastoral íntegra del obispo de Alcalá de Henares:




LLAMAR A LAS COSAS POR SU NOMBRE



Un verdadero reto para los católicos




1. El Presidente del Gobierno de España y del Partido Popular ha confirmado la retirada de la reforma de la ley del aborto que pretendía “limitar” cuantitativamente el “holocausto silencioso” que se está produciendo. Mantener el derecho al aborto quiebra y deslegitima el supuesto estado de derecho convirtiéndolo, en nombre de la democracia, en una dictadura que aplasta a los más débiles. Ninguna ley del aborto es buena. La muerte de un solo inocente es un horror, pero “parecía” que “algo” estaba cambiando en las conciencias de algunos políticos relevantes respecto del crimen abominable del aborto (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51).




Dicho esto conviene denunciar, con todo respeto a su persona, que el Presidente del Gobierno ha actuado con deslealtad respecto a su electorado al no cumplir su palabra en esta materia, explicitada en su programa electoral; también ha actuado con insensatez pues ha afirmado que lo sensato es mantener el “derecho al aborto”, es decir, el derecho a matar a un inocente no-nacido, el crimen más execrable. Además ha faltado a la verdad, pues su partido tiene mayoría absoluta en el Parlamento y, sin embargo, afirma que no hay consenso, algo que no ha aplicado a otras leyes o reformas infinitamente menos importantes.




Ha llegado el momento de decir, con voz sosegada pero clara, que el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e “infectado” como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por el lobby LGBTQ; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales (públicas y privadas) para la promoción de la llamada “gobernanza global” al servicio del imperialismo transnacional neocapitalista, que ha presionado fuerte para que España no sea ejemplo para Iberoamérica y para Europa de lo que ellos consideran un “retroceso” inadmisible en materia abortista.




2. Respecto al Jefe de la Oposición en el Parlamento, también con todo respeto a su persona, hay que afirmar que se ha mostrado falto de rigor intelectual y con un déficit de sensibilidad ante la dignidad de la vida humana. Es asombroso comprobar cómo telefonea a un programa de televisión para denunciar la violencia contra los animales, y, sin embargo, olvida la violencia criminal contra dos millones de niños abortados: decapitados, troceados, envenenados, quemados… Desde la lógica del horror el Secretario General del PSOE ensalzó en la Estación de Atocha de Madrid el mal llamado “tren de la libertad” en el que algunas mujeres reclamaban “el derecho a decidir matar inocentes”; este tren, como los trenes de Auschwitz que conducían a un campo de muerte, debería llamarse, no el “tren de la libertad” sino, el “tren de la muerte”, del “holocausto” más infame: la muerte directa y deliberada de niños inocentes no-nacidos.




3. Como es verificable, el Partido Popular con esta decisión, se suma al resto de los partidos políticos que, además de promover el aborto, lo consideran un derecho de la mujer: una diabólica síntesis de individualismo liberal y marxismo. Dicho de otra manera, a fecha de hoy ‒ y sin juzgar a las personas ‒, los partidos políticos mayoritarios se han constituido en verdaderas “estructuras de pecado” (Cf. San Juan Pablo II, Encíclicas Sollicitudo rei socialis, 36-40 y Evangelium vitae, 24).




4. En el orden cultural, y bajo la presión del feminismo radical, se ha trasladado el punto de mira del aborto; se ha deslizado desde el tratamiento como un crimen (No matarás) a la consideración de la mujer como víctima. Es verdad que la mujer es también víctima, abandonada en muchas ocasiones ‒ cuando no presionada para que aborte ‒, por el padre de su hijo, por su entorno personal y laboral y por la sociedad; también es cierto que sufre con frecuencia el síndrome post-aborto, etc.; pero, si bien algunas circunstancias puede disminuir la imputabilidad de tan gravísimo acto, no justifican jamás moralmente la decisión de matar al hijo por nacer. Esto hay que denunciarlo al tiempo que hay que acompañar con misericordia y «adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias» (Papa Francisco, Evangelii gaudium, 214).




Pero, como digo, lo específico del aborto es que se trata de un crimen abominable: «el que mata y los que cooperan voluntariamente con él cometen un pecado que clama venganza al cielo (Cf. Gn 4, 10)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2268). No se puede justificar, apelando a la libertad, lo que de sí es una acción criminal que mata a un inocente, corrompe a la mujer, a quienes practican el aborto, a quienes inducen al mismo y a quienes, pudiendo con medios legítimos, no hacen nada para evitarlo. La Iglesia Católica, Madre y Maestra, en orden a proteger al inocente no-nacido e iluminar las conciencias oscurecidas «sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae” (CIC can. 1398), es decir, “de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito” (CIC can. 1314), en las condiciones previstas por el Derecho (Cf. CIC can. 1323-1324). Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2272). Es necesario evidenciar que nos encontramos ante una verdadera crisis de civilización.




5. Por otra parte, diré más: se debe aclarar que no es justificable moralmente la postura de los católicos que han colaborado con el Partido Popular en la promoción de la reforma de la ley del aborto a la que ahora se renuncia. La Encíclica Evangelium vitae del Papa San Juan Pablo II no prevé la posibilidad de colaboración formal con el mal (ni mayor ni menor); no hay que confundir colaborar formalmente con el mal (ni siquiera el menor) con permitir ‒ si se dan las condiciones morales precisas ‒ el mal menor. Dicha Encíclica (n. 73) lo que afirma es: «un problema concreto de conciencia podría darse en los casos en que un voto parlamentario resultase determinante para favorecer una ley más restrictiva, es decir, dirigida a restringir el número de abortos autorizados, como alternativa a otra ley más permisiva ya en vigor o en fase de votación. […] En el caso expuesto, cuando no sea posible evitar o abrogar completamente una ley abortista, un parlamentario, cuya absoluta oposición personal al aborto sea clara y notoria a todos, puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública. En efecto, obrando de este modo no se presta una colaboración ilícita a una ley injusta; antes bien se realiza un intento legítimo y obligado de limitar sus aspectos inicuos».




6. Con afecto hacia las personas y con dolor, también debo decir que, en ocasiones, algunas instancias de la Iglesia Católica que camina en España no han propiciado, más bien han obstaculizado, la posibilidad de que aparezcan nuevos partidos o plataformas que defiendan sin fisuras el derecho a la vida, el matrimonio indisoluble entre un solo hombre y una sola mujer, la libertad religiosa y de educación, la justicia social y la atención a los empobrecidos y a los que más sufren: en definitiva la Doctrina Social de la Iglesia. Gracias a Dios el Papa Francisco ha sido muy claro respecto del aborto en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium (nn. 213 y 214).




7. Como en tantas otras ocasiones de nuestra historia, es momento de apelar a la conciencia de los católicos españoles. Ante nosotros, tal vez, se abre la posibilidad de “un nuevo inicio” y en todo caso un amplio abanico de acciones simultáneas, entre las que quiero destacar:




a) Hay que mantener firme el propósito de la evangelización, de la gestación de nuevos cristianos y de la atención en nuestros “hospitales de campaña” (Cáritas, Centros de Orientación Familiar, etc.) de tantas personas heridas (física, psíquica y espiritualmente) que esperan nuestro amor, nuestra misericordia y nuestra ayuda, siempre desde la verdad.




b) Insistir en la educación sexual y en la responsabilidad de las relaciones sexuales, es decir, educar para el amor.




c) Insistir en la abolición total de toda ley que permita el aborto provocado directo y promover la aprobación de leyes que protejan al no-nacido, la maternidad y las familias.




d) Suscitar una respuesta civil organizada y capaz de movilizar las conciencias.




e) Hacer una llamada a promover iniciativas políticas que hagan suya, integralmente, la Doctrina Social de la Iglesia.




f) Estudiar por enésima vez la posibilidad de regenerar los partidos políticos mayoritarios, aunque hasta ahora estos intentos han sido siempre improductivos.




8. El camino va a ser largo y difícil, ya sucedió con la abolición de la esclavitud. La maduración de las conciencias no es empresa fácil, pero nuestro horizonte, por la gracia de Dios, es el de la victoria del bien. Este es tiempo de conversión. Así pues, todos (mujeres y varones, profesionales de la sanidad y de los medios de comunicación, gobernantes, legisladores, jueces, fuerzas y cuerpos de seguridad, pastores y fieles, etc.) estamos obligados en conciencia a trabajar y defender con todos los medios legítimos “toda la vida” de “toda vida humana”, desde la concepción y hasta la muerte natural, empezando por los no-nacidos y sus madres; si no lo hacemos, la historia nos lo recriminará, las generaciones venideras nos lo reprocharán y, lo que es definitivo, Dios, el día del Juicio, nos lo reclamará: era pequeño, estaba desnudo e indefenso y no me acogisteis (Cf. Mt 25, 41-46).




Monseñor José Antonio Reig Pla



Obispo de Alcalá de Henares




En Alcalá de Henares, a 24 de septiembre del Año del Señor de 2014



Ntra. Sra. de la Merced







14:26

El religioso español Manuel García Viejo ha fallecido esta tarde del 25 de septiembre a las 17.55 horas, en el hospital Carlos III de Madrid, donde permanecía ingresado después de ser repatriado desde Sierra Leona en la madrugada del lunes pasado.

El misionero, que se infectó de ébola en la localidad de Lunsar, en cuyo hospital trabajaba como director médico, pertenecía a la Orden de San Juan de Dios.




El estado de salud de Manuel García Viejo, de 69 años, había sufrido "un empeoramiento dentro de la gravedad que ya mantenía", según han informado fuentes de la orden a la que pertenece esta mañana.




[Es el segundo médico y misionero español en África que muere por ébola, contraído en su lucha en primera línea contra la enfermedad. El 12 de agosto falleció el sacerdote y sanitario Miguel Pajares, de 75 años, también de la Orden de San Juan de Dios, contagiado en Monrovia. Nota de ReL]




García Viejo era médico especialista en medicina interna y diplomado en medicina tropical, y pertenecía a esta orden desde hace 52 años.




En los últimos 30 años había trabajado en África.




Llevaba 12 años como director médico del hospital San Juan de Dios de Lunsar, que había permanecido en cuarentena a causa del ébola pero se había reabierto pocos días antes de que el misionero empezara a notar los síntomas de la enfermedad.




El religioso fue trasladado desde Lunsar hasta la capital de Sierra Leona, Freetown, el pasado jueves por la tarde para ingresar en un hospital especializado en ébola que dirige una ONG italiana.




Le hicieron los análisis el viernes y los resultados llegaron en la madrugada del sábado. El Gobierno anunció el sábado por la tarde su repatriación, que él mismo había pedido horas antes.




Pese a que los médicos que atendían al misionero español evaluaron las posibles terapias extraordinarias que podrían aplicarle, finalmente no se le ha administrado ningún tratamiento específico, más allá del de soporte.




Las existencias del suero experimental ZMapp, el que se suministró a Miguel Pajares, el primer paciente de ébola repatriado a Europa, que falleció cinco días después de volver, están agotadas, por lo que la opción que ganó más peso es la del suero hiperinmune de donante, es decir, usar un componente de la sangre de un superviviente del ébola.




"Hay cosas que no se pueden describir", ha comentado José Luis Garayoa, misionero de los Agustinos Recoletos y amigo de García Viejo, en conversación telefónica desde Sierra Leona. Ha asegurado que esta es la noticia que menos esperaba: "Ayer por la noche se me murió una niña de 11 años, no de ébola, de otra cosa por la que no hubiera muerto en Europa. Por la mañana fui a llevar arroz a una aldea porque murió un muchacho. Y ahora se me muere Manuel".







17:56

Hace algunos días recordábamos el décimo aniversario de la muerte de D. Marcelo González Martín, tan recordado y añorado cardenal arzobispo de Toledo, Primado de España. Fue un Primado del que España recibió mucho, que nos dejó un gran legado y una estela de santidad y sabiduría, de luz orientadora e iluminadora para el tiempo que vivió y para nuestro tiempo, que hemos de destacar y seguir. Dios, en su providencia, quiso que muriese la víspera de la fi esta de la Transverberación de Santa Teresa de Jesús. D. Marcelo era profundamente teresiano, llevaba a Santa Teresa muy en sus entrañas.

Como ella y compenetrado con sus enseñanzas, muy en su escuela, intentaba también llevar a cabo la renovación eclesial y social que la Iglesia necesitaba. No en vano se ha dicho de él que es, seguramente, uno de los pastores de la Iglesia que mejor comprendió y llevó a cabo la reforma o renovación de la Iglesia querida e impulsada por el Concilio Vaticano II. Su legado en escritos, obras y palabras, en su ministerio episcopal son un hontanar, una fuente caudalosa donde sería muy bueno que bebiésemos para la renovación humana, social, cultural y eclesial de la que hoy andamos tan necesitados. Dos grandes figuras de la renovación que no se queda en las ramas: el cardenal Marcelo González y la Santa universal de Ávila, Teresa de Jesús, Doctora de la Iglesia. Cuando, en septiembre de 1970, fue proclamada doctora de la Iglesia, pocos, como D. Marcelo, a la sazón arzobispo de Barcelona, se percataron de lo que significaba tal proclamación como doctora de la Santa de Ávila. «El acontecimiento es demasiado importante y significativo para que lo dejemos pasar en silencio», reconocía nuestro admirado y querido don Marcelo. Por ello se apresto a escribir una inolvidable y enjundiosa carta pastoral, encabezada por estas palabras de la Santa tomadas del libro de Las Moradas, que resumen todo su magisterio: «Y a mí parecer, jamás nos acabamos de conocer si no procuramos conocer a Dios». ¡Qué coincidencia y semejanza con el encabezamiento con el que el Papa Juan Pablo II inició la enseñanza,



que lo resume todo, del Catecismo de la Iglesia Católica publicado en el umbral del tercer milenio del cristianismo, con esta frase evangélica: «Ésta es la vida eterna, que te conozcan a ti Padre y a tu enviado Jesucristo».




D. Marcelo, en efecto, no dejó pasar en silencio aquella proclamación del doctorado o magisterio universal, siempre vivo y actual de la gran Santa de Ávila, patrona de España, sino que se constituyó en uno de los principales comunicadores, por no decir el principal, de la enseñanza teresiana de la Iglesia en España, porque pocos, como él la han escuchado tan discipularmente, la han aprendido mejor, la conocen tan desde dentro y con tan grande familiaridad, y por eso saben de su profundo y amplio alcance, de su importancia para este mundo nuestro. El próximo año se van a cumplir los 500 años del nacimiento de Santa Teresa y dejarnos llevar de la mano de D. Marcelo puede ser un medio espléndido en el magisterio teresiano, tan rico, fecundo,



bello, hondo y renovador, del que andamos hoy tan necesitados. Ávila, a lo largo de 25 años, fue receptora privilegiada y de primera mano de la palabra de D. Marcelo sobre la Santa, en esa presencia ininterrumpida cada año para conmemorar en el monasterio de la Encarnación la Transverberación de Santa Teresa de Jesús –¡qué coincidencia tan indicativa su muerte la víspera de ese día!–. Pero no sólo ha sido Ávila, han sido Barcelona, Toledo, Talavera, tantos lugares como se han beneficiado de la palabra magistral de D. Marcelo, eco de la Santa Doctora. Y, después, sus escritos, sus publicaciones. Ningún obispo en



España, y fuera de ella, han superado a D. Marcelo, en esta difusión de la enseñanza doctoral de la Santa.




Cómo amaba, cómo conocía, cómo vivía él esta enseñanza. Qué cercanía la suya, qué cercanía tan grande, a las que son, hoy, el testimonio vivo y las mejores discípulas de la Santa Madre reformadora del Carmelo las carmelitas descalzas. Por esto, pocos para guiamos en el próximo Año Jubilar Teresiano como D. Marcelo, «amigo fuerte de Dios», en expresión teresiana, hombre, ante todo de fe, apasionado, como Santa Teresa por la Iglesia. Siempre he admirado y agradecido el gran amor de D. Marcelo a la Iglesia, un amor, como se ha dicho, «costoso, que no cede a las tentaciones de la moda, ni se escapa en silencios reñidos con la misión de centinelas y profetas». Apasionado por la verdad y fi el a ella, como la Santa Doctora, proclamó fi elmente la Palabra divina, sin vacilaciones ni temores, con vibración firme y serena, en una alertada sensibilidad ante los retos que el mundo plantea, poniendo a su disposición la belleza de una palabra castellana que, pocos como él, la trasmitieron con más belleza, donaire y riqueza. Hasta en esto nos hace recordar a la Santa.




Quiero acabar esta memoria, en el décimo aniversario de su muerte, con las mismas palabras con las que D. Marcelo concluía la mencionada carta pastoral, recogiendo así su mensaje y deseo, que hago míos «La obra de Teresa de Jesús», decía D. Marcelo, tiene todas las condiciones de un mensaje deliciosamente humano y divino. Es una fuerte llamada al descubrimiento de nuestra intimidad, de nuestra riqueza. Esta actitud, por esencia, por naturaleza exige comunicación, la entrega de todos los bienes a los hermanos: «Pide, en palabras de la Santa en conceptos del amor de Dios, hacer grandes obras en servicio de Nuestro Señor y del prójimo y por esto huelga de perder aquel deleite y contento, que aunque es vida más activa que contemplativa cuando el alma está en este estado, siempre están casi juntas Marta y María, porque en lo activo y superior obra lo interior y cuando las obras activas salen de esta raíz salen admirables y olorosísimas fl ores, porque proceden de este árbol de amor de Dios y por sólo Él sin ningún interés propio».




«Paréceme que debe ser uno de los grandísimos consuelos que hay en la tierra, ver uno almas aprovechadas por medio suyo». Y añade, D. Marcelo, «el hombre actual, tan torturado y empequeñecido, a pesar de su grandeza, necesita más que nunca de una mano que le ayude a trabajar en esa búsqueda y a gozar del encuentro. Dios otra vez y siempre».




© La Razón







17:56



Siempre he detestado a esa gente que, cuando se cumple algo que predijeron que sucedería, te mira con sorna y te dice: "¡te lo dije!". Pues bien, eso es en parte lo que me pasa hoy.




Siempre tuve en mi conciencia la duda de si votar al PP sería moral o no, a pesar de todos los pesares, de las notas orientativas ante el voto, de la teoría del "mal menor"...




Me preguntaba, ¿puedo yo en conciencia votar a un partido que permite el aborto? Mi respuesta interior era clara: "¡NO!". Y así lo hice, nunca le voté.




Algunos me acusaban de tirar el voto, de regalar votos a "los malos", de irresponsabilidad ciudadana... Pero la voz de mi conciencia era más clara que la voz de los cálculos humanos.




Nada puede justificar la supresión de una vida inocente, nada, nada, NADA.




Y al escribir esto casi me cargo las teclas de mi ordenador por la rabia contenida que siento. Rabia y tristeza.




Esta noche, en Madrid, el cielo lloraba ante la vergonzante retirada de los que se auto-proclamaron una alternativa en favor de la vida, ahora sabemos que con meros fines políticos.




Nos han engañado. Todos, todos. No sólo los de "izquierdas".




¿Qué significan hoy esas palabras, izquierda, dentro, derecha? Ya no son sinónimo de nada. Ninguno respeta la vida, ni de los niños, ni de los no nacidos, ni de los ancianos, ni de los jóvenes; a todos permiten morir, o envenenan con sus políticas del consenso sin interés ninguno por la verdad.




¡Dios mío, qué rabia!




¿Tú sentiste rabia alguna vez?




Sí, recuerdo al menos dos ocasiones. Cuando entraste en el templo y volcaste las mesas (electorales) de los cambistas que había convertido tu templo (el cuerpo humano) en un negocio (¿político?) (Mt 21, 12 - 13).




También echaste una mirada de ira en torno cuando querías curar al que tenía la mano paralizada en sábado y los fariseos te querían acusar porque no era el momento adecuado (Mc 3, 5).




Tampoco ahora era el momento adecuado de cambiar la ley del aborto.




No, no. Espera. No es una ley. La ley es para proteger a los indefensos, para hacer justicia. NO ES UNA MALDITA LEY.




Es una burla, una burda justificación del asesinato, es una ley de exterminio, una masacre silenciosa, consentida.




Es un crimen, una aberración, una parsimoniosa letra que mata, un insulto al creador, al Redentor, que volcó con Santa Ira las mesas de los cambistas, que con Santa Ira miró a quienes por motivos ideológicos evitaban hacer el bien, a tiempo y a destiempo.




Quizá estoy proyectando mi ira, que no es precisamente santa, en Dios. Quizá no. No lo sé, me da igual.




Esta mi ira suscita compasión. Por los niños asesinados, sí, pero también por los "políticos", por quienes hacen ideologías de la vida humana, por quienes se felicitan ante este retroceso retrógrado. Sí, retrógrado, porque estamos volviendo a la era de las cavernas, donde los homínidos eran tan inconscientes que no se preocupaban más que de sí mismos, sin importarles abandonar o devorar a sus congéneres.




Aún así, me caben tres esperanzas.




La primera, Dios hará justicia.




La segunda, ellos, los abortados, interceden por nosotros y por sus asesinos, como una muchedumbre de Santos Inocentes que, sin cesar, alzan su voz ante el Trono, diciendo como Esteban: "Señor, no les tengas en cuenta este pecado" (Hch 7, 60).




La tercera, "la victoria es de Nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero" (Ap 7, 10). Él enjugará las lágrimas de nuestros ojos cuando venga lo definitivo, y ya no habrá muerte, ni llanto, ni luto ni dolor.




Aquel día las madres podrán abrazar a los hijos que abortaron, los médicos podrán disculparse ante las vidas que suprimieron, los políticos podrán, de rodillas, besar los benditos pies de los que, con su intercesión, les alcanzaron el perdón de Dios y consiguieron que la Ira de Dios no se encendiera contra ellos.




Así lo pido, así lo deseo. Padre, que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Que se acabe el aborto, las guerras, crímenes, abusos, genocidios.




Como dice la Didaché: "Pase este mundo y venga la gracia. Maranathá. Ven, Señor Jesús".







11:58

El papa Francisco, en el primer encuentro con los fieles en audiencia general este miércoles, después de su feliz viaje a Albania, ha compartido con el pueblo cristiano sus impresiones de un país en el que, tras la opresión totalitaria atea, hoy conviven en paz nacionalidades y religiones. A Albania lo ha denominado: pueblo-mártir.

Ofrecemos el texto en síntesis de la intervención del santo padre, traducido del italiano.




Catequesis del miércoles 24 de septiembre



Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!




Hoy quiero hablar del viaje apostólico que he realizado a Albania el domingo pasado. Lo hago sobre todo como acto de acción de gracias a Dios, que me ha concedido realizar esta visita para demostrar, también físicamente y de forma tangible, mi cercanía y la de toda la Iglesia a este pueblo.




Deseo también renovar mi fraterno reconocimiento al episcopado albanés, a los sacerdotes y a las religiosas y religiosos que trabajan con tanto compromiso. Mi pensamiento agradecido va también a las autoridades que me han acogido con tanta cortesía, como también a los que han cooperado para la realización de la visita.




Ésta ha nacido con el deseo de dirigirme a un país que, después de haber sido largamente oprimido por un régimen ateo e inhumano, está viviendo una experiencia de convivencia pacífica entre sus distintos componentes religiosos.




Me parece importante animarlo en este camino, para que continúe con tenacidad y profundice en todos los aspectos hacia el beneficio común.




Por eso, en el centro del viaje ha habido un encuentro interreligioso donde he podido constatar, con viva satisfacción, que la convivencia pacífica y fructífera entre personas y comunidades pertenecientes a religiones distintas no sólo es deseable, sino concretamente posible y practicable. (...)




Es un diálogo auténtico y fructífero que huye del relativismo y tiene en cuenta la identidad de cada uno.




Lo que reúne las distintas expresiones religiosas, de hecho, es el camino de la vida, la buena voluntad de hacer el bien al prójimo, no renegando o disminuyendo las respectivas identidades.




El encuentro con los sacerdotes, las personas consagradas, los seminaristas y los movimientos laicales ha sido la ocasión para hacer grata memoria, con acentos de particular conmoción, de los numerosos mártires de la fe.




Gracias a la presencia de algunos ancianos, que han vivido en primera persona las terribles persecuciones, se hizo eco de la fe de tantos testimonios heroicos del pasado, los cuales han seguido a Cristo hasta las consecuencias extremas.




Precisamente, de la unión íntima con Jesús, de la relación de amor con Él, ha salido de estos mártires -como de cada mártir- la fuerza para afrontar los sucesos dolorosos que les han conducido al martirio.




También hoy, como ayer, la fuerza de la Iglesia no viene tanto de las capacidades organizativas y de las estructuras, que también son necesarias (...) ¡Nuestra fuerza es el amor de Cristo! Una fuerza que nos sostiene en los momentos de dificultad y que inspira la actual acción apostólica para ofrecer a todos bondad y perdón, testimoniando así la misericordia de Dios




Recorriendo la calle principal de Tirana, que desde el aeropuerto lleva a la gran plaza central, pude ver los retratos de cuarenta sacerdotes asesinados durante la dictadura comunista y de los cuales se ha iniciado la causa de beatificación.




Estos se suman a los cientos de religiosos cristianos y musulmanes asesinados, torturados, encarcelados y deportados sólo porque creían en Dios.




Han sido años oscuros, durante los cuales se quemaron hasta los cimientos de la libertad religiosa y estaba prohibido creer en Dios; miles de iglesias y mezquitas fueron destruidas, transformadas en tiendas y cines que propagaban la ideología marxista, los libros religiosos fueron quemados y a los padres se les prohibió poner a los hijos nombres religiosos de los antepasados.




El recuerdo de estos eventos dramáticos es esencial para el futuro de un pueblo. La memoria de los mártires que han resistido en la fe es una garantía para el destino de Albania; porque su sangre no se derramado en vano, sino que es una semilla que producirá frutos de paz y de colaboración fraterna.




Hoy, en efecto, Albania es un ejemplo no sólo de renacimiento de la Iglesia, sino también de pacífica convivencia entre las religiones.




Por tanto, los mártires no son los vencidos, sino los vencedores: en su heroico testimonio resplandece la omnipotencia de Dios que siempre consuela a su pueblo, abriendo caminos nuevos y horizontes de esperanza.




Este mensaje de esperanza, fundado en la fe en Cristo y en la memoria del pasado, lo he confiado a toda la población albanesa, que he visto entusiasta y alegre, en los lugares de los encuentros y de las celebraciones, como también en las calles de Tirana.




He animado a todos a sacar energías siempre nuevas del Señor resucitado, para poder ser levadura evangélica en la sociedad y empeñarse, como ya se está haciendo, en actividades caritativas y educativas.




Agradezco una vez más al Señor porque, en este viaje, me ha dado encontrarme con un pueblo valiente y fuerte, que no se ha dejado plegar por el dolor.




A los hermanos y hermanas de Albania, renuevo la invitación al coraje del bien, para construir el presente y el mañana de su país y de Europa.




Confío los frutos de mi visita a Nuestra Señora del Buen Consejo, venerada en el homónimo Santuario de Scutari, para que Ella siga guiando el camino de este pueblo-mártir. Que la dura experiencia del pasado lo arraigue cada vez más en la apertura hacia los hermanos, especialmente los más débiles, y lo haga protagonista de aquél dinamismo de la caridad tan necesario en el actual contexto sociocultural.







(Traducción del italiano de Zenit)







05:42

El Foro Español de la Familia (www.forofamilia.org) ha anunciado este 24 de septiembre que se convocará una manifestación unitaria de todas las asociaciones comprometidas con la defensa de la vida que se celebrará en Madrid el próximo 22 de noviembre.

Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, ha señalado que “no se puede entender, en términos de lealtad democrática y al electorado, que se aborte el anteproyecto de ley de Gallardón a estas alturas. Ya no se trata de un tema de decepción personal, sino de la profunda indignación de muchas personas en la sociedad española que han votado al PP y han creído en su palabra. Esta decepción muchos no la olvidarán a la hora de votar”.




El presidente del Foro de la Familia ha anunciado que “el compromiso con la vida y la embarazada, que el Gobierno abandona, lo seguirá liderando la sociedad civil. La causa de la vida puede tener un pequeño retroceso con este abandono por parte del Partido Popular pero continuará adelante; pues trabajaremos por construir una nueva mayoría social comprometida con la vida y la mujer”.




La manifestación del 22 de noviembre quiere expresar "el compromiso ciudadano con los derechos del no nacido y reivindicar la solidaridad activa con la mujer embarazada".




Esa manifestación será el comienzo de una campaña continuada en el tiempo para que no pierda protagonismo en la sociedad española la lucha por la derogación de las leyes injustas existentes en materia de aborto.




El presidente del Foro de la Familia destacó que “corresponde ahora a la sociedad civil acabar con la ley que ya se puede denominar ley Aído-Rajoy. Lo que no ha querido hacer Rajoy lo vamos hacer nosotros: movilizar a la sociedad española para acabar con una ley profundamente injusta. Nosotros no vamos a abandonar a las mujeres embarazadas ni a desentendernos del derecho a la vida de los no nacidos”.




El presidente del Foro de la Familia ha pedido a todos los militantes y cargos del PP, que no estén de acuerdo con el incumplimiento electoral anunciado por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que hagan presente su discrepancia y aporten su granito de arena para defender la vida incluso con iniciativas parlamentarias.




“Está en manos –prosigue Benigno Blanco- de los parlamentarios, al igual que los está en manos del Gobierno, presentar iniciativas legislativas en el Congreso y en el Senado. ¿Veremos a parlamentarios comprometidos hasta ahora con la vida presentar en el Congreso el proyecto Gallardón para que al menos sea debatido y veamos así lo que vota cada cual y podamos oír las razones de las posturas de unos y otros?”.




Asimismo, Benigno Blanco se ha referido a la dimisión del ministro Gallardón: “le estoy muy agradecido al ministro Gallardón por su valiente y siempre razonada defensa del derecho a la vida y del apoyo de la mujer embarazada. El diálogo razonado sobre esta materia que ha liderado en el parlamento durante estos años ha llevado a algunas mujeres a reflexionar y a decidir no abortar. Su dimisión le honra pues demuestra que para él los ideales son más importantes que el poder personal. Este sí es un ejemplo de honestidad política”.




Finalmente, Benigno Blanco ha ratificado el compromiso del Foro de la Familia con promover que no se vote al Partido Popular por su abandono de la causa de la vida e incumplimiento de las promesas electorales.







05:11

"Decididamente no podemos votar al Partido Popular después de que haya retirado el proyecto de [reforma] de ley del aborto, que aunque proyectaba una ley mala, era menos mala que la ley que nos dejó el Partido Socialista".

Con esta claridad empieza un vídeo de análisis y denuncia del padre Santiago Martín, miembro del Pontificio Consejo para la Familia y fundador de los Franciscanos de María (www.frmaria.org, con presencia en varios países europeos e hispanoamericanos), en el que repite hasta 8 veces que los católicos en España ya no pueden votar al Partido Popular.




Con un Cristo sufriente y crucificado de fondo, el popular sacerdote periodista y escritor recuerda que aunque el proyecto de reforma de Gallardón aún "tenía muchísimas cosas mal" es cierto que "al menos representaba un paso en la buena dirección".




"Retirar esa ley del aborto que había prometido el Partido Popular y estaba en su programa electoral es decirle a cualquier católico consciente y coherente que no le vote. No podemos votar al Partido Popular. No podemos votarle porque si lo hacemos quedamos simplemente reducidos a la nada. Si en este momento el Partido Popular recibiera el voto de los católicos -repito, conscientes y coherentes- nos habríamos convertido en un grupo de votantes totalmente cautivos y por lo tanto irrelevantes. Podrían hacer con nosotros lo que fuera. Porque pasando por esto estaríamos diciendo [los católicos] que vamos a pasar por todo".




Santiago Martín admite que hay temas muy importantes en el debate político español (la recuperación económica, el independentismo catalán...) pero "lo que han hecho con la ley del aborto nos fuerza a los católicos a decir: no podemos votar a ese partido. No podemos votar al Partido Popular."




Y el padre Santiago, insiste: "aunque hay otros temas, este tema es tan importante que si cedemos en esto nos convertimos en una fuerza cautiva e insignificante en el futuro político".




Y plantea: ¿a quién votamos entonces? Santiago Martín descarta las formaciones de la izquierda, como el PSOE, que también son abortistas (el PSOE implantó las leyes abortistas de 1985 y de 2010, que acumulan más de 1,5 millones de niños abortados en España).




"Hay otros partidos que hasta ahora no tenían representación parlamentaria, y hasta ahora teníamos siempre la duda de si votarles era tirar el voto. No sé si a raíz de esto habrá -y animo a que ocurra- algunos políticos católicos del ámbito del Gobierno y el Parlamento, ayuntamientos o autonomías que entrarán en crisis con el partido en el que militan, se saldrán fuera y quizá ellos, uniéndose con otros partidos, puedan formar una institución que capte al desengañado, maltratado, voto católico, porque de hecho el Partido Popular acaba de tirar un montón, millones, de votos, a la basura, y nos ha dejado a los católicos en una situación muy difícil", añade el padre Martín.




"Quizá nunca hemos visto al PP como el partido ideal, pero en vista de la situación y de todos estos ingredientes, y el aborto era uno de ellos, lo considerábamos como un mal menor, como un mal que nos permitía tener una cierta presencia, y por lo tanto una cierta incidencia en la gestión de las cuestiones decisivas, incluida la cuestión de la vida", continua el popular sacerdote.




"Votar a los otros no sabemos si va a ser tirar el voto, pero lo que yo sí sé es que no voy a volver a votar al Partido Popular, aunque esto pueda beneficiar a la izquierda. Naturalmente no voy a votar a la izquierda", puntualiza, y añade que si el Partido Popular entra en una gravísima crisis "bien merecido se lo tiene".




"Creo que estamos empezando una travesía por el desierto, una travesía como la del pueblo de Israel por el Sinaí, que no sabemos cuando acabará pero que me parece necesario hacerla. Es necesario asumir el riesgo de quedarnos en la nada en este momento -o no votar o votar a partidos que nos representan en lo esencial aunque no vayan a tener esa presencia en la vida pública en parlamentos, ayuntamientos y autonomías- es preferible eso a aceptar que nos manipulen, nos utilicen, nos desprecien", denuncia el padre Santiago.




"Nadie es despreciable, pero cuando uno no se valora a sí mismo no debe extrañarle que los demás no le tengan en cuenta, que incluso le desprecien. Hacer de los católicos un voto cautivo es despreciarles. Y despreciar es una cosa muy fea que normalmente pasa factura. Vamos a rezar -esa es nuestra mayor fuerza ahora- para que surja un partido convincente, que en lo esencial -nunca habrá un partido perfecto- pueda atraer el voto de millones de católicos que en este momento digan al Partido Popular ´no puedo votarte´, no puedo volverte a votar".







Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets