Fallece Carlos Abella, 40 años al servicio de España


Carlos Abella y Ramallo (La Coruña 1934-2014), diplomático y ex embajador de España ante la Santa Sede, ha fallecido a los 80 años de edad tras una grave enfermedad. Quienes tuvieron la suerte de conocerlo, lo definieron siempre como una persona exquisita, tanto por su amplia cultura como por su cuidada educación. A los veinte años ingresó en el Cuerpo Diplomático, una ocupación a la que ha dedicado su vida. Sus compañeros de carrera no tienen duda alguna: fue uno de los mejores embajadores del Reino de España, tal vez el mejor, que vio el siglo XX. Ocupó destinos en Kenya, en Brasil y en EEUU, además de dejar huella del gran diplomático que fue en su paso por otras ciudadades como Estocolmo o Miami.

Casado con PIlar de Arístegui, fue persona de profundas convicciones religiosas, siempre hizo gala de lo que definía como un “patriotismo meditado”. Por eso, su vocación diplomática le permitió trabajar durante más de cuarenta años al servicio de España.




Fue secretario de Estado, cónsul y embajador, ocupando destinos como Manila, Estocolmo, Rio de Janeiro, Uganda, Kenia, Madagascar o Perú, y terminó su carrera diplomática representando a España, durante más de siete años, en la Santa Sede.




Durante este tiempo fue uno de los diplomáticos acreditados más próximo a Juan Pablo II, con quien llegó a entablar una sincera amistad. Durante los dos años que coincidió con Benedicto XVI tuvo la oportunidad de mantener varias reuniones públicas y privadas con el Pontífice, al que definió como afable, culto y discreto´. Un pontífice tan culto que Carlos Abella gustaba de contar anécdotas sobre sus conversariones con él, como aquella ocasión en la que Benedicto XVI le preguntó con preocupación por el funcionamiento de las autonomías en España. De él dejó también dicho que fue la persona a la que los cristianos deben la gran obra de haber acercado el catolicismo a la ciencia.




Tras su retiro a la vida privada en 2004, se centró en la actividad literaria, destacando Memorias confesables de un embajador en El Vaticano . En sus páginas, de apasionante lectura, contaba, no sólo su día a día como diplomático sino como fueron las relaciones entre la Santa Sede y una España gobernada por los socialistas o cómo se vivió en la embajada española la pastoral ´Preparar la Paz´, que suscribieron los obispos vascos de la época. Este interesante libro de Memorias confesables de un embajador en El Vaticano se puede comprarse en la web de Ocio Hispano.







08:05
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets