En nombre de Jesucristo Nazareno ¡¡¡echa a andar!!!




Aunque suene feo decirlo, los cristianos tenemos frecuentemente la tentación de vivir nuestra fe desde el legalismo, cual maestros fariseos, de modo que nos “obligamos” a vivir lo que en cada momento toca vivir, y punto. Y lo digo porque ahora toca vivir la Resurrección y la alegría, y pese a ello, puede que muchos aún se encuentren en el viernes santo, en la cruz, en la muerte. Siendo así, desde el legalismo del que hablaba, acabamos hasta sintiéndonos culpables, porque parece que no estamos experimentando aquello a lo que se nos invita.




Es fácil volver a la rutina, el lunes de la octava de Pascua, y encontrar la cruz de siempre; los mismos problemas, el mismo sufrimiento, la misma desesperanza, para acabar pensando “sí, Jesús ha resucitado, pero ¿a mí qué? Mi vida sigue siendo igual de insípida, monótona, triste, etc.”




Bueno, vayamos por partes. Que el pasado domingo celebrásemos la Resurrección, no significa que ése en concreto sea el momento en que tenga que darse en tu vida. Ten paciencia y deja obrar al Señor. Gracias a Dios, Jesús se levantó en verdad de entre los muertos y está vivo, lo cual quiere decir que puede hacerte partícipe de esta resurrección en cualquier día del año. Poderoso es para tocar tu vida cuando sea el momento, y desde luego, siempre que tú quieras.




Por otra parte, Jesús resucitado no es una suerte de apisonadora que deja tu camino más liso que el culito de un bebé, eliminando todo obstáculo y dejándote por delante una autopista. No se trata de eso. Claro que tu cruz seguirá ahí, cualquiera que sea la forma que ésta tome. Y el lunes vuelves a tu trabajo, o a la falta del mismo. Y cada uno a sus sufrimientos. Pero es que hay UNO que bajó a tus infiernos particulares (como escuché a un querido hermano estos días), para que no tengas que enfrentarte a ellos solo nunca más, para que puedas salir vencedor de los mismos, y no por tus fuerzas. Hay UNO que camina contigo cada día, que es real y está vivo. Hay UNO con quien puedes hablar en todo momento, que te escucha, ¡y que te contesta! Hay UNO que carga con todo aquello que tú no puedes. Hay UNO que besa y abraza lo que detestas de tu vida. Y puedes experimentar que todas esas cosas que te llevan a una pequeña muerte diaria no son el final; estás llamado a la vida, a la misma vida de aquel que ha vuelto de entre los muertos: Jesús. Y entonces todo es distinto, y pasa a cobrar sentido.




Quizás todo esto te suene muy grande. “A mí con que Dios me solucionara el problemilla éste…”, podrías pensar. Parches, migajas. Es la actitud del lisiado de nacimiento que aparece en los Hechos de los Apóstoles; sentado a la puerta del templo, cuando Pedro y Juan pasan a su lado y el primero le dice “míranos”, espera una limosna. Eso le pedimos tantas veces a Jesús resucitado: una limosna. Y sin embargo, Cristo quiere obrar en nosotros lo que hizo en el lisiado a través de Pedro: ponernos en pie y hacernos andar. ¡Andar! Y andar allá donde tus pies pueden fallar, donde no tienes seguridades. Andar incluso sobre las aguas. Pese a las tempestades.




Así pues, ánimo si no has sentido la Resurrección. Ánimo si estás lisiado al borde del camino. Jesucristo no vendrá a poner una tirita, ni a darte ibuprofeno para que te duela menos. ¡Cristo te levantará! Y tomará tu vida, si se la entregas, para llenar hasta el último rincón de luz y de vida. Y no lo hará figuradamente: usará unas manos concretas para alzarte. No es sueño, ni tópico, ni utopía; es para lo que has sido creado: para tener vida, en abundancia y eterna.







17:56
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets