Y en medio de la tragedia apareció María, nacida sietemesina de madre en coma, víctima de un tiroteo


«En la tragedia en la que han perdido la vida también el abuelo y la bisabuela hemos implorado la gracia.




, explica don Luigi Vitale.




María ha nacido, aunque parecía imposible hace cuatro meses. En el seno de su madre Carolina, en coma desde el 25 de agosto pasado, los médicos le había dado una semana de vida. Pero Giampiero, el padre, no había hecho caso de los pronósticos clínicos: «Carolina y María saldrán adelante», había declarado el joven.




Víctimas de un tiroteo



Una fuerza increíble, si se piensa que su mujer había sido víctima de un tiroteo en el que habían perdido la vida su padre y su abuela, cerca de su vivienda en Lauro, provincia de Avellino.








«Las familias estaban destrozadas, tanto la del asesino como la de las víctimas», explica a tempi.it don Luigi Vitale, párroco de la iglesia de los Santos Margarita y Potito, en Lauro, que desde el principio ha acompañado a ambas familias.

Empezó a pedir oración



Pero Giampiero, sin ningún resentimiento, ha luchado desde el principio: «Siempre le he visto determinado, enseguida empezó a pedir a todo el mundo que rezara: a la comunidad, los amigos, los frailes que los casaron». El muchacho encomendó a su mujer y a su hija a la Virgen: «Me escuchará – ha escrito Giampiero en Facebook – porque no puede no llegarle mi voz».




Y sigue: «Le pondré a mi hija el nombre de María en homenaje a la Virgen. El nacimiento de mi pequeña será un bellísimo regalo de Navidad, aunque para hacer una verdadera fiesta tendremos que esperar a Carolina».




"Como un bálsamo en una herida profunda"



Muchos eran escépticos, lo miraban con pena; en cambio, María ha nacido el 19 de diciembre, precisamente el día del cumpleaños de su bisabuela muerta en el tiroteo: «La familia ha sentido un gran consuelo. Como un bálsamo en una herida profunda», continua don Luigi.




Ante la noticia de que María, nacida sietemesina, estaba bien, - aunque por ahora está asistida por aparatos para respirar -, «he pensado que nada es imposible para Dios, que dentro de un dolor puede mandar a alguien a salvarnos, como Jesús, que no ha venido a quitarnos el drama de nuestra vida, sino a dar calor a nuestros corazones con su cercanía».




La homilía del Papa Francisco



No solo: precisamente el 19 por la mañana, el Papa Francisco había dicho que de la esterilidad, del desierto, de la sequía, el Señor tenía el poder de hacer nacer la vida: «¿Cómo no pensar en Carolina y en este aparente desierto?».




Un nacimiento que ha sorprendido también a los médicos: «Es un resultado increíble, extraordinario», han declarado, dado que «se trata de la primera mujer en coma con tan pocas semanas de gestación».




Todo esto le da esperanza a don Luigi: «La tragedia se podría haber evitado si quien disparó hubiera entendido antes que no se puede estar alejado de Dios y de los hombres, que para vivir somos necesarios los unos para los otros. Pero ahora esto es evidente para todos, también para los amigos, los familiares y cuantos han seguido esta historia en estos meses».




Un signo de gran esperanza



María es, por tanto, un signo de gran esperanza, «una gracia que también en la situación peor viene a nuestro favor. Es pequeña, poco visible, no hace ruido, pero es todo. Quiero acogerla, mirarla, como ahora la mira Giampiero».







17:14
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets