Borrador La teología de la liberación entra en el debate del Meeting de Rímini


El cura ´Pepe´ Di Paola: cercanos al pueblo pero sin análisis políticos del evangelio. La mejora de las villas desmiente que la religión sea el opio de los pueblos



Por H. Sergio Mora

RIMINI, 21 de agosto de 2013 (Zenit.org) - El tema de la teología de la liberación entró hoy de lleno en el debate del ´Meeting de Rimini para la Amistad entre los Pueblos´. Fue en durante la conferencia realizada ante un auditorio de unas diez mil personas, por el ´cura antidrogas´ de la Villa 21 de Buenos Aires, el padre ´Pepe´ Di Paola; por el profesor Guzmán Carriquiry, secretario de la Pontificia Comisión de América Latina; y por el sacerdote Stefano Alberto, docente de Teología en la Universidad del ´Sacro Cuore´ de Milán, sobre el tema “El papa Francisco con la Lumen Fidei, en las periferias de la existencia”.




El párroco de la Villa 21, indicó en que “en la encíclica ´Lumen Fidei´ se habla de fe como encuentro y lo hemos podido practicar en diversos aspectos concretos del encuentro entre Dios y los hombres”: a través del trabajo realizado en los barrios marginados, de la integración de sus habitantes, al conseguir servicios hídricos y sanitarios que les permitan vivir con dignidad, bautizando y confirmando a tantos que por motivos burocráticos no habían podido hacerlo. Favoreciendo también la devoción popular que dichos habitantes traían de sus países limítrofes.




Incluso sufriendo amenazas de los traficantes que aprovechando la ausencia del Estado usaban esas villas para vender droga, lo que al padre ´Pepe´ le valió serias amenazas. El sacerdote indicó que durante toda esta labor contaron con el apoyo del entonces obispo de Buenos Aires, Jorge María Bergoglio.




(ver texto de la conferencia)




Cuando el padre ´Pepe´ concluyó su exposición, el periodista Alver Metalli que moderaba la conferencia le preguntó sobre una pregunta recurrente enre los periodistas: la relación que tuvieron con la teología de la liberación.




El joven sacerdote recordó que el desafío quizás más relevante fue “de prevención y recuperación en la que nos empeñamos en nuestros barrios, con una especie de trabajo a la Don Bosco”. Y que “la conclusión de nuestra experiencia es: la fe del pueblo es transformadora y la única fuerza genuina”.




Por ello indicó que “quienes dijeron que la religión es el opio de los pueblos al ver hoy la realidad de las villas, deberían cambiar de opinión”. Porque “el poder de transformación hizo posible que estos barrios hoy tengan un progreso más grande del que podíamos imaginar. “Y esto nace de un empeño y no de una ideología que separa y divide”.




“Nos sentimos herederos -reconoció el padre Di Paola- de los sacerdotes que crearon estos grupos de religiosos que operan en las villas y que eran parte de los sacerdotes del tercer mundo”.




Puntualizó entretanto que en “Argentina tenemos dos personas muy importantes con quienes nos formamos en la teología del pueblo: los padres Lucio Gera y Rafael Tello”.




Dijo también que “de la teología de la liberación, hemos tomado elementos correlatos con poner al pobre en un lugar privilegiado” si bien precisó, “nunca insertamos ningún análisis extraño fuera del evangelio”.




Léalo en línea | Envíe a un amigo | Comentario en línea




Arriba




--------------------------------------------------------------------------------




Teología de la Liberación: no era necesaria para predicar el evangelio a los pobres



Precisa el profesor Carriquiry en el Meeting de Rimini. Y añade: Diabólico insistir en una discontinuidad entre Benedicto XVI y Francisco



Por H. Sergio Mora




RIMINI, 21 de agosto de 2013 (Zenit.org) - En la conferencia sobre la encíclica Lumen Fidei, que se realizó hoy durante el ´Meeting de Rimini para la Amistad entre los Pueblos´, tras la exposición del sacerdote amenazado por atacar a la droga en la Villa 21 de Buenos Aires, José María ´Pepe´ Di Paola, en la que explicó el trabajo de integración realizado con la población marginalizada, tomó la palabra el profesor Guzmán Carriquiry.




El secretario de la Pontificia Comisión para América Latina, indicó que “cuando se siente hablar el padre ´Pepe´ de su experiencia en Buenos Aires en las villas miseria” nos ayuda a ver al obispo Jorge Mario Bergoglio cuando en las villas compartía el pan con los pobres y cerca de sus sacerdotes.




“En el fondo -indicó el profesor uruguayo- es la misma imagen que vemos cuando lavó los pies en la cárcel de menores; visitó Lampedusa; la favela de Vaghina; o el hospital de tóxico-dependientes de Río de Janeiro”. Y enfatizó “¡No hace falta una teología de la liberación para hacerlo. Es suficiente el evangelio vivido, el abrazo de la caridad, el testimonio conmovido de sí”.




Y sobre la encíclica Lumen Fidei, tras elogiar el trabajo de los pontífices venidos de contextos tan diversos, sensibilidades y estilos diferentes, calificó como una “obra del demonio -príncipe de la mentira y de la división- concentrarse obsesivamente en confrontar al obispo emérito de Roma y su sucesor”.




Esto precisó, “sea a para permanecer nostálgicamente aferrados al papa anterior, lo que se vuelve una nostalgia ´canalla´, cuando degenera en juicios farisaicos sobre el papa actual; sea para elogiar al papa actual de manera de denigrar a los predecesores”. O quienes consideran “todas las novedades y reformas que trae como rotura revolucionaria en la tradición de la Iglesia, en aquella historia ininterrumpida de amor que es la Iglesia”.




El conferencista recordó además: "Si bien las villas miseria crecieron mucho en las últimas décadas, Buenos Aires por cierto es mucho más que eso” y añadió: “es una enorme ciudad cosmopolita en donde hay raíces católicas populares, pero que también está marcada por todas las realidades estímulos y llagas de la cultura global”, en donde existe un ´norte y un sur´, que propone “grandes desafíos pastorales”.




El secretario del Pontificio Consejo recordó también en su conferencia las palabras del papa Benedicto XVI en el vuelo de San Pablo a Aparecida, cuando dijo: “Estoy convencido, al menos en parte, que aquí se decide el futuro de la Iglesia católica. Para mi eso fue siempre evidente”.




Sobre la situación actual de la Iglesia indicó que “era necesario liberar la fe de las incrustaciones mundanas para volverla nuevamente atractiva. Y citando a un autor italiano añadió: “Seguramente ya sus predecesores han iniciado un progresivo desmantelamiento de la pesadez real de la curia. Juan Pablo II prefería estar por las calles del mundo que en el Vaticano. Y Benedicto XVI disparó rayos contra el hacer carrera, clericalismo, mundanidad, división, ambiciones de poder y suciedad en al Iglesia. Ahora Francisco realiza lo que su predecesor pidió tantas veces... y mucho más. Todo esto es parte de la ´revolución evangélica´ que marca un profundo cambio del modo mismo de ser papa”.




Y Carriquiry concluyó proponiendo que la encíclica Lumen Fidei sea leída a la luz del pontificado del papa Francisco, de las perlas de sus homilías cotidianas, de su catequesis y del “salir" como misionero para compartir la luz de la fe ´ad gentes´.







04:31
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets