La dura vida funeraria en verano: más muertos, el calor estropea flores y cuerpos, hay abejas...


Pedro Juncal lleva cuatro años trabajando como acompañante fúnebre en una funeraria de Galicia.

Es un trabajo que algunos ni reparan que existe o simplemente esquivan. Su labor es llevar la caja del difunto del tanatorio a la iglesia y de ahí al cementerio.




En verano, su trabajo se vuelve más duro.




-¿Cambia mucho el trabajar en invierno a trabajar en verano?



-Todo se complica. En invierno se lleva bien, el volumen de trabajo no es excesivo pero ahora viene una de calor y es fácil que haya una subida en el número de fallecidos. Lo que se traduce en más chollo en nuestro caso.




-¿Es tan notorio el aumento?



-Sí. Yo creo que el aumento se debe a la subida de muertes inesperadas, por así decirlo. Hay ahogados, hay más desplazamientos en coche, a los más mayores el calor les afecta más...




-Y vuestro trabajo, ¿se hace más pesado con el calor que nos invade?



-Piensa que el traje es obligatorio y es inviable quitarse la chaqueta porque la imagen que darías sería pésima. Ya sea por respeto a la familia, ya sea porque estás empapado en sudor. Todo se hace más rápido, también, o al menos, eso es lo que intentamos.




-¿Te refieres a todo lo relacionado con el difunto?



-Efectivamente. En estas condiciones, los tejidos se deterioran más rápido y los tanatorios las pasan canutas para mantener el ritmo de entrada y salida.




-¿Cual fue tu peor día?



-El que tuvimos 13 defunciones en nuestra funeraria. Piensa cuántas más habría en otras mayores.




-Es un contraste extraño el de la muerte con el brillo del verano, ¿no?



-Imagínate estar en iglesias a pie de playa y la gente bañándose y tomando el sol mientras tu estás en ésto. Es una situación muy extraña la verdad.




-¿Y con las coronas también sufrís?



-En verano hay abejas que vienen atraídas por el polen por lo que es una molestia más de esta estación. También que las flores se pudren antes por el bochorno y eso no tiene solución. No pueden ir a la nevera. Intentamos apurar todo lo posible, pero a veces, es imposible.







18:05
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets