¿Sirve realmente de algo pensar en positivo?

Cada vez existen más evidencias científicas y experimentales sobre el poder del pensamiento en nuestras vidas, tanto en sentido positivo como negativo, tanto para curar, atraer dinero, trabajo y abrir caminos, como para enfermarnos, caer en la bancarrota, perder un trabajo y cerrar oportunidades.

El pensamiento positivo es una fuerza que cualquiera que la ejercite puede aprender a manejar comprobará cómo con ella es capaz de progresar por sí mismo y hacer mucho bien en el mundo. Y esto no es una simple opinión ni una teoría, sino un hecho comprobado.

Investigadores del departamento de fisiología de la Universidad de Columbia en EEUU, usando isótopos radioactivos, como marcadores biológicos en las inmunoglobulinas humanas (proteínas y elementos de las defensas biológicas del organismo) demostraron que basta solo un minuto de pensamientos negativos y autodestructivos para que se altere por 6 horas tu capacidad inmunológica.

Por otra parte, el Dr. Martín Seligman, creador del concepto de Psicología Positiva demuestra con argumentos irrefutables y abundante investigación científica, cómo personas optimistas y positivas de pensamiento han superado graves enfermedades, tragedias personales y situaciones muy conflictivas. Gracias a que pensaron de forma positiva cuando todo se derrumbada a su alrededor se convirtieron en héroes y salvadores de sus vidas.

Por esto mismo es importante hacernos responsables de lo que pensamos de nosotros mismos, de nuestra realidad, de los demás y del futuro. Somos totalmente copartícipes de lo que nos pasará en un futuro próximo, cada uno de nosotros somos nuestro propio premio y nuestro propio castigo. Cada pensamiento, cada actitud, emoción y acción van tejiendo la trama de la vida que vamos a vivir, es decir, no podemos dejar de ser sembradores de la cosecha que vamos a recibir.

El flujo energético del pensamiento positivo engendra las causas, la existencia visible refleja los efectos. Imagina tu salud, la solución de tus problemas personales, el éxito de tu empresa y de tus ideales. 

La fuerza creadora del pensamiento positivo actúa en la existencia si nos servimos de ella de modo controlado, orientado, concentrado y relajado. 

Concéntrate en lo bueno y positivo. Por ejemplo si no tienes trabajo declara: “Voy a conseguir trabajo en el plazo más breve posible” y al mismo tiempo imagínalo, y hazlo 20 veces al día hasta que lo consigas. Las frases tienen una repercusión operativa en nosotros, sean dichas, escritas o pensadas.

La mayor parte de la organización de nuestra vida y los resultados que obtenemos están vinculados a las creencias de base, a nuestras certezas imaginarias. Cuando el pensamiento positivo se transforma en una certeza en nuestra vida, la vida también se transforma. 

Let's block ads! (Why?)









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.