La importancia de enseñar a perder a través del deporte

Saber perder nos hace mejores y más respetuosos con los demás

Esta semana fue noticia del mundo del deporte la final de mujeres del US Open en la que la multicampeona Serena Williams perdió ante una jovencita japonesa de 20 años llamada Naomi Osaka. Sin embargo, la polémica se encendió cuando Williams, frustrada, fustigó al arbitro por una penalidad impuesta, y lanzó su raqueta al suelo en un momento de impotencia. Al final del partido, Williams denunció al arbitro por machista, afirmando que a los hombres no las tratan de la misma manera, y declaró que su protesta era por todas las mujeres.

El mundo se dividió después de estas declaraciones: algunos le daban la razón a Williams y afirman que el trato a los atletas masculinos y femeninos debe ser igualitario. Otros denunciaron el ataque de Williams como una pataleta, y destacan la injusticia que ha supuesto para la campeona Osaka verse envuelta en esta polémica.

Independientemente de la opinión que tengamos, eventos como este son ideales para educar a nuestros hijos en la virtud de la deportividad, y sobre todo a discutir con ellos sobre las actitudes que deben tener dentro y fuera de la cancha.

La mayoría de estos atletas se han convertido en héroes de nuestros hijos, y con mucha razón: son personas que se han propuesto metas altas y que las han logrado a base de trabajo duro y esfuerzo. Muchas veces ver estas actitudes los puede desconcertar un poco, sin embargo, es una buena manera de conversar con ellos sobre el manejo de la impulsividad, el control de nuestras emociones y el impacto que tienen nuestras acciones sobre los demás.

Es muy duro para ellos enfrentarse a lo que puede ser una injusticia, y en los deportes esto pasa a cada rato: una decisión errada o una falta injusta son algunas de las realidades a las que se deben enfrentar en cualquier deporte. Lo importante es que aprendan cómo deben responder a estas injusticias: en primer lugar, saber que el juez o árbitro también es humano, y puede equivocarse.

Podemos recordarles algunas veces en las que ellos han cometido un error de juicio y que entiendan que eso le puede pasar a cualquiera.

Adicionalmente a esto debemos enseñarles a reaccionar ante estas injusticias: deben aprender a defender su punto de vista, pero hacerlo de una manera respetuosa ante la autoridad. No es cuestión de dejar pasar las faltas, pero sí de poder defender su punto de vista de una manera apropiada y sin berrinches o insultos que hacen que su argumento pierda valor.

Nuestros hijos deben entender también que existe una diferencia muy clara entre una acción injusta, y la frustración que podemos sentir cuando las cosas no salen como queremos. En este último caso es importante no buscar excusas o echarle la culpa a los demás. Nuestra frustración es real y válida, pero debemos aprender a manejarla y saber que los demás no tienen la culpa de que las cosas a veces nos salgan mal.

Finalmente debemos hacerlos ver que aprender a perder o a ganar no es algo que solo nos hace mejores a nosotros mismos, es también una actitud de respeto y de consideración con los demás.

Muchas veces es importante salir de nuestra propia cabeza y entender que no todo gira alrededor de nosotros, también el que está frente a nosotros tiene el derecho de poder competir, ganar o perder de una manera justa, y que teniendo una conducta deportiva no solo mejoramos nosotros, sino que mostramos a los demás que para nosotros ellos también son importantes… aunque en ese momento sean nuestros contrincantes.

Let's block ads! (Why?)









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.