La historia de una joven médico en Nueva York: Doctora Yomaris Peña

La doctora Yomaris Peña es toda sonrisa y encanto. Y en su consultorio médico no todo lo que ve es para sonreír. Tiene su consulta médica repleta de pacientes y su despacho cargado de recuerdos que le regalan y que ella identifica y valora. Esta doctora se formó como medico porque quería trabajar para la justicia.

“Siempre fui una niña muy madura, y normalmente pensaba estudiar Derecho, explica. “Siempre me veía la abogado de las personas que estaban en un proceso de justicia sin haber cometido ningún delito. Me veía como criminalista y defensora de los Derechos Humanos”.

De la educación que recibió, recuerda siempre que “nací para servir, y esto es lo que voy a hacer. Para esto me volví médico”.

La doctora Yomaris Peña no proviene de una familia humilde, pero este aspecto no la exime de ser muy consciente de la importancia de ser médico para la gente que lo necesita: “Cuando era chiquita pensaba qué podía hacer por los demás. No pasé trabajo, tenía una posición cómoda, pero siempre veía a mi alrededor a las personas más necesitadas, y eso fue lo que me llamó la atención: ayudar, y la vocación de servir”.

El médico también se preocupa por la salud spiritual

A la doctora Peña los pacientes le hablan “mucho” de religión y de la espiritualidad. También los no creyentes. “Como médico eres parte fundamental de la vida de un ser humano y no solamente en la salud sino en todo su entorno emocional y espiritual”, reconoce.

Saber escuchar para un doctor es fundamental: escuchar al paciente, y dedicarle tiempo: “Cuando tienes un problema y nadie que te ayude crees que es el peor problema del mundo. Entonces cuando entiendes que hay otros que tienen tu propio problema, que la educación está ahí, los grupos, la ayuda aquí, todo es más fácil”.

Ser positivo siempre

A la doctora la conocen por su espíritu siempre positivo, que ella misma reconoce: “Tengo un carácter muy positivo. A todo le encuentro desde la A hasta la Z. Y luego si hay que volver a A1, A2… o sea, todo obstáculo que Dios te pone, o el universo te pone —como quieras entenderlo en tu lenguaje- es por algo”.

Cuando se le preguntó por Dios, responde tajante: “¿Dios? Siempre el número 1”.

“Me inculcaron la fe, y me inculcaron que a pesar de ser científicos, la fe es súper importante y Dios es importante ponerlo de número uno, para el servicio de los demás”, explica.

La doctora Peña forma parte de la red de médicos SOMOS Care, www.somoscommunitycare.org/.

Let's block ads! (Why?)









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.