La liturgia diaria meditada - ¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer? (Mc 10, 1-12) 25/05





Viernes 25 de Mayo de 2018
Misa a elección:
Feria. Verde.


San Beda, el Venerable, presbítero y doctor de la Iglesia. (ML). Blanco.

San Gregorio VII, papa. (ML). Blanco.

Santa María Magdalena de Pazzi, virgen. (ML). Blanco.


San Beda, el Venerable, vivió entre los años 672 y 735. Durante toda su vida de monje residió en la abadía de Jarrow (Inglaterra). Fue un gran investigador e historiador. Basándose en antiguas fuentes, escribió la Historia Eclesiástica de los Anglos. Fue también un gran teólogo y se lo reconoce como el padre de la erudición inglesa.



San Gregorio nació en el año 1020 en la región de Toscana (Italia). Fue monje luego Papa, puesto desde donde luchó seriamente por liberar a la Iglesia de manos del poder feudal y recuperó la disciplina del clero y de la Iglesia en general. Murió en Salerno en el año 1085.



Santa María Magdalena de Pazzi fue religiosa carmelita desde el año 1582 hasta el 1607, año de su muerte. Fue una gran mística que dejó expresadas sus profundas experiencias de Dios en su libro Revelaciones. También cumplió un importante papel en la Contrarreforma escribiendo numerosas cartas a varios obispos y cardenales para que llevaran adelante las resoluciones de la Iglesia.



Antífona de entrada           cf. Sal 12, 6
Señor, yo confío en tu misericordia: que mi corazón se alegre porque me salvaste. Cantaré al Señor, porque me ha favorecido.


Oración colecta     
Concédenos, Dios todopoderoso, que, meditando sin cesar las realidades espirituales, llevemos a la práctica, en palabras y obras, cuanto es de tu agrado. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.


O bien:         de san Beda

Dios nuestro, que iluminas a tu Iglesia con la sabiduría del presbítero san Beda, concédenos ser guiados por sus enseñanzas y sostenidos por sus méritos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.



O bien:         de san Gregorio

Señor nuestro, concede a tu Iglesia el espíritu de fortaleza y el celo por la justicia que hiciste brillar en el papa san Gregorio, para que, apartándose del mal, practique cuanto es recto, con libertad y amor. Por nuestro Señor Jesucristo...



O bien:         de santa María Magdalena



Dios nuestro, que amas el don de la virginidad, tú enriqueciste con virtudes celestiales a santa María Magdalena, virgen, encendiéndola con el fuego de tu amor; concédenos que, al venerarla, lleguemos a imitar sus ejemplos de pureza y caridad. Por nuestro Señor Jesucristo...


Oración sobre las ofrendas        
Al celebrar estos misterios con la debida reverencia, te suplicamos, Señor, que los dones ofrecidos para tu gloria nos obtengan la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Sal 9, 2-3
Proclamaré todas tus maravillas; quiero alegrarme y regocijarme en ti y cantar himnos a tu nombre, Altísimo.


O bien:         Jn 11, 27
Señor, creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo.


Oración después de la comunión
Dios todopoderoso, concédenos alcanzar la salvación eterna, cuyo anticipo hemos recibido en este sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Lectura        Sant 5, 9-12
Lectura de la carta de Santiago.
Hermanos: No se quejen los unos de los otros, para no ser condenados. Miren que el Juez ya está a la puerta. Tomen como ejemplo de fortaleza y de paciencia a los profetas que hablaron en Nombre del Señor. Porque nosotros llamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Ustedes oyeron hablar de la paciencia de Job, y saben lo que hizo el Señor con él, porque el Señor es compasivo y misericordioso. Pero ante todo, hermanos, no juren ni por el cielo, ni por la tierra, ni de ninguna manera: que cuando digan “sí”, sea sí; y cuando digan “no”, sea no, para no ser condenados.
Palabra de Dios.


Comentario
La paciencia nos permite mantenernos serenos en los momentos de sufrimiento y nos ayuda a no desesperar. La paciencia no es la resignación pasiva que nos abate, sino la serena sabiduría de quien entrega su vida a Dios, confiando en que él podrá hacer surgir el bien aun en la situación más dolorosa que exista.


Sal 102, 1-4. 8-12
R. El Señor es bondadoso y compasivo.


Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. R.


Él perdona todas tus culpas y sana todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura. R.


El Señor es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia; no acusa de manera inapelable ni guarda rencor eternamente. R.


Cuanto se alza el cielo sobre la tierra, así de inmenso es su amor por los que lo temen; cuanto dista el oriente del occidente, así aparta de nosotros nuestros pecados. R.


Aleluya        cf. Jn 17, 17ba
Aleluya. Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad. Aleluya.


Evangelio     Mc 10, 1-12
Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.
Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más. Se acercaron a Jesús algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: “¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?”. Él les respondió: “¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?”. Ellos dijeron: “Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella”. Entonces Jesús les respondió: “Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio de la creación, ‘Dios los hizo varón y mujer’. “Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne”. De manera que ya no son dos, ‘sino una sola carne’. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”. Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto. Él les dijo: “El que se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio contra aquélla; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio”.
Palabra del Señor.


Comentario
La pregunta de los fariseos es hecha con mala intención, para poner a prueba a Jesús. Por eso, a aquellos fariseos expertos en la Sagrada Escritura, Jesús les responde con las palabras del Génesis. En el proyecto de Dios, el varón y la mujer fueron creados para ser uno.


Oración introductoria 
Gracias, Señor, por el don de mi fe, por ella creo, espero y te amo. Pero hoy necesito dar un segundo paso, ya no sólo creer, confiar y quererte, sino que esta oración me ayude a transformar este querer en una auténtica pasión, de modo que derrita mi dureza de corazón y así pueda dejarte salir para que otros experimenten tu cercanía a través de mi testimonio.


Petición
Dios mío, dame tu gracia para saber trasmitir y defender la verdadera doctrina sobre el matrimonio y la familia.


Meditación 


Dios hizo el matrimonio para que los hombres encontraran la felicidad en este mundo, pero la triste realidad es que muchos, por no decir demasiados matrimonios no sólo no encuentran la felicidad en él, sino la desesperación, la amargura y el fracaso. ¡Cuántos divorcios, infidelidades, quiebras por ahí, cuánta infelicidad!


En el matrimonio, si de algún modo se descubren las causas de los problemas, se podría poner la solución y, ciertamente, hay causas pequeñas que ayudan al fracaso, pero la causa grave, el verdadero verdugo del matrimonio, se llama “egoísmo”. Una gran parte de los hombres y mujeres se casan por amor, pero luego viven el matrimonio con egoísmo. A las órdenes de ese monstruo que devora tanta felicidad en el hombre.


Salta a la vista el contraste entre el noviazgo y lo que sigue después: los novios se quieren, se buscan, se adoran, son capaces de grandes sacrificios por el ser querido, no se aburren, no se cansan y si alguna vez se pelean, con un perdón sincero y lágrimas, restauran el cariño y siguen adelante. Es decir, el amor supera todos los obstáculos. Hay amor y por eso hay soluciones. Pero luego en el matrimonio dan la impresión de que ya no son capaces de perdonar, aceptarse y de seguir adelante a pesar de todas las dificultades del mundo.


Se aburren, se cansan, se hartan y se creen muy justificados echándose la culpa el uno y el otro. Se casaron por amor, pero ahora viven de egoísmo. El vino bueno del primer amor se ha ido convirtiendo en vinagre. El amor que no se cultiva, que no se estrena cada día, tiende a desaparecer. Alguien dijo: “No me da coraje el haber perdido el amor, sino que se haya ido poco a poco”.


Impresiona ver los esfuerzos y sacrificios que realizan algunos por llevar un trabajo floreciente, y qué poco o casi nada de empeño ponen por llevar un matrimonio, no digo floreciente, sino un matrimonio con vida. Me atrevo a suponer que su matrimonio y su familia les interesa mucho más que su trabajo.


¿Qué inversión haces cada día para aumentar el capital de felicidad dentro de tu hogar? ¿Estrenas cada día el matrimonio? ¿Desde cuándo no tienes un detalle con tu esposo o esposa? ¿El matrimonio es una fecha relevante para los dos? ¿Te preocupas por dar a tu pareja una agradable sorpresa? Por ejemplo: en la comida. Cuando están juntos, ¿disfrutan como viejos enamorados o procuran estar lo menos posible en compañía?


La pregunta clave para saber si quieres a tu pareja es: ¿Lo que más te importa es hacerlo feliz? En cuestiones de amor sucede lo que con el dinero: “Cuánto más dinero pongas a producir en el banco, más intereses obtienes. Cuánto más inviertes en detalles, delicadezas, comprensión y en todo lo que se llama amor verdadero, más intereses de felicidad para los dos. Pero si de tu cuenta de ahorros sacas más de lo que inviertes, un día te quedarás en ceros”. Honradamente, ¿cuánto invertiste ayer en la cuenta el amor?


El matrimonio se estrena cada día. El amor de hoy debe tener la frescura, la fuerza, la delicadeza del primer día. El matrimonio debe tener la fuerza del primer amor.


Diálogo con Cristo 
Jesús, dame la coherencia de vida para manifestar mi fe con las obras, porque como católico, miembro de la Iglesia, mi testimonio de vida personal, familiar, social y profesional influye, para bien o para mal, en otras personas. Debo reflejar mi fe las veinticuatro horas del día, en todas partes y en cualquier situación. Te pido la gracia de una vida auténtica.


Propósito
El amor que se estrena es maravilloso, es el primer amor. Si tu quieres puedes estrenar cada día tu amor y convertirlo en un día de maravilla.



Let's block ads! (Why?)









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.