“Fuego y Furia”: ¿retrato o ficción?

La tormenta política está en su apogeo en la Casa Blanca. No por el tema de Jerusalén como capital del Estado de Israel, no por el apoyo a los rebeldes en Siria o por el pulso entre Estados Unidos y Corea del Norte, sino por un libro de Michael Wolff, “Fuego y Furia”, que se ha convertido en un fulgurante éxito de ventas de Amazon.

En el libro se habla de intimidades del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de una serie de comentarios de personas de su entorno que lo desacreditan no solamente para ejercer la función en la que el próximo 20 de enero cumplirá un año, sino sobre su estabilidad psíquica y las posibles intromisiones de Rusia en el proceso electoral estadounidense de 2016.

Ayer, reunido con representantes republicanos y demócratas en Campo David, para analizar las prioridades de 2018, el presidente Trump quiso dejar en claro que es apto para el cargo y que los que lo atacan lo hacen desde una perspectiva falsa y tendenciosa. En un Tweet que ha dado la vuelta al mundo, Trump se calificó a sí mismo como alguien “realmente inteligente” y, aún más, como un “genio estable”.

Además, Trump relató que intervino ya para que especialistas dictaminen sobre su estado físico “para dejar las cosas claras, “una decisión que seguramente conduciría a una mayor cobertura del tema”, ha escrito el sitio web The Hill, con sede en Washington.

Entre otras cuestiones, durante una rueda de prensa, Trump insinuó que es atacado solamente porque fue “a las mejores universidades” de Estados Unidos en las que, afirmó, fue “un excelente estudiante que salió ganando millones de dólares”.

Para el primer mandatario de la Unión Americana, quien estuvo flanqueado por diez altos cargos legislativos del Partido Republicano durante su inusitada conferencia de prensa en Campo David, el texto de Wolff es, simplemente, “un fraude”; “una obra de ficción”; “una desgracia”.

Trump asegura que ni siquiera fue entrevistado por Wolff y que las tres horas que el autor del best-seller dice que lo entrevistó “están en su imaginación”. En la presentación del libro Wolff asegura que sí lo hizo y que mantuvo cerca de 200 entrevistas con personas de la Casa Blanca y gente que intervino en la campaña política de 206, misma que llevó a Trump a la primera magistratura del país más poderoso de Occidente.

En la misma conferencia de prensa, el presidente Trump se quejó de las leyes contra la difamación son “muy débiles” en el país y dijo que “si fueran fuertes, sería muy útil”, porque “no tendrían que suceder cosas como esa”.

Lo cierto es que la aparición del libro justo cuando se discute la agenda legislativa para 2018, ha generado que los reflectores de la prensa y los propios legisladores dirijan su mirada al tema del escándalo que ha levantado, en lugar de enfocarlos en temas tan importantes como el futuro de los “Dreamers”, del Estatus de Protección Temporal o la prohibición de viajar a Estados Unidos de ciudadanos de países “que promueven el terrorismo”, entre otros cientos de puntos de la agenda, que incluyen los 18,000 millones de dólares que quiere Trump para construir el muro fronterizo con México (a cambio, con los demócratas, de un programa de regularización de los “Dreamers”).

Ciertamente, muchas de las fuentes citadas en “Fuego y Furia” se han apresurado a tachar el libro de Wolff como “basura” y a decir que cae en “numerosas falsedades”. Pero aún no se escucha esta declaración (la de haber sido citado de forma incorrecta) de quien fuera el estratega más cercano a Trump en los primeros meses de su mandato, Stephen Bannon.

Éste último es el que le habría dado a Wolff algunos de sus materiales más jugosos que contiene el libro. Por lo pronto, su mera cita en las páginas de Wolff ha hecho que Trump lo descalificara antes de que saliera a la venta y rompiera, definitivamente, con él.

“El libro ha dominado la cobertura de noticias en parte debido a la reacción de Trump, eclipsando otras historias que podrían darle un impulso a Trump, incluyendo otro informe positivo de empleos y un mayor crecimiento en el mercado bursátil luego de que el Congreso aprobara una ley de recorte de impuestos del Partido Republicano”, se puede leer en el reportaje incluido en The Hill.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.