El cardenal Urosa exige “aliviar el hambre” en Venezuela

El año 2018 ha comenzado muy activo para los pastores de la iglesia católica en Venezuela. Por una parte, el cardenal Jorge Urosa Savino, reiteró sus demandas al Gobierno de Nicolás Maduro por una mejor atención para los venezolanos más pobres. Entretanto, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se prepara para la asamblea del próximo 7 de enero, donde los obispos debatirán y asumirán compromisos de cara a la realidad nacional, así como la renovación de su junta directiva, de acuerdo con los estatutos que la rigen.

“Esperamos y queremos un año mejor. El año 2017 ha sido muy trágico para Venezuela, marcado por la violencia política con el saldo terrible de más de 120 personas asesinadas en ataques a manifestaciones del pueblo. Lamentablemente también murieron otras pocas personas por excesos en algunas manifestaciones”, dijo Urosa en su mensaje.

Por eso, previendo un panorama nada halagador exhorta a rechazar “*la violencia, venga de donde venga, y exigimos que no se usen armas letales para controlar el orden público*”. Denuncia que “millones de venezolanos sufrimos en carne propia una situación de penuria y angustia”, y reitera que “en vez de desanimarnos, *hemos de actuar pacíficamente, defendiendo nuestros derechos y los derechos de los demás*”.

Considera que la situación de crisis que viven los venezolanos tiene su raíz en el problema político y cree que la solución pasa por “las elecciones presidenciales previstas en la Constitución”. Es decir, explica el religioso: unos comicios donde se “garanticen condiciones justas y razonables para elecciones confiables y transparentes”.

El líder de la iglesia tampoco olvida exigir la liberación de los presos políticos, no obstante su complacencia de que se hayan dado pasos positivos en ese sentido. “Tanto el Poder Judicial como el Gobierno Nacional tienen instrumentos legales y constitucionales para poner en libertad inmediata a todos esos ciudadanos, que sufren una prisión injusta”, dijo.

En el aspecto social *propone la solidaridad como un mecanismo para contrarrestar la escasez y el sufrimiento de los venezolanos más pobres*. “Multipliquemos las iniciativas de apoyo a los más necesitados, y aliviemos el hambre de nuestros hermanos. Sigamos adelante con las iniciativas de solidaridad, como las ollas comunitarias, y con todo lo que pueda aliviar la tragedia de los pobres, especialmente de los niños desnutridos”.

Pero la iglesia no se sujeta solo a los ámbitos políticos y sociales extras a su realidad interna. El Episcopado también entra en una etapa de cambios internos y de adaptación a posibles nuevos escenarios. Así, *el domingo 7 de enero, está prevista la instalación de la centésima novena asamblea ordinaria* con muchos temas marcando la agenda episcopal.

“Son temas diversos de nuestra dura realidad. En lo externo tenemos la crisis humanitaria, el financiamiento de los proyectos de comedores populares y las ollas comunitarias en las diócesis, y por supuesto, las elecciones presidenciales y el diálogo entre gobierno y oposición. Pero también hay temas internos como las misiones, la posible creación de nuevas diócesis, y los nombramientos de nuevos prelados ante la ‘jubilación’ por la edad de algunos que ya han presentado su renuncia”, dijo una fuente allegada a la CEV.

Tal vez, el cambio más importante para la Iglesia, de cara a la realidad nacional y de acuerdo con los estatutos del Episcopado, para este inicio de 2018, sea el nombramiento de una nueva junta directiva. La fuente sostuvo que “monseñor Diego Padrón Sánchez, actual presidente de la CEV ya ha cumplido con una reelección, pero su estado de salud se ha disminuido en los últimos meses, aunque se ha recuperado satisfactoriamente”.

Por otra parte, informó que los obispos están afinando la visita Ad limina prevista para la segunda mitad del año, cuando presentarán sendos informes ante el Santo Padre Francisco. “La última visita ocurrió en junio de 2009”.

Esta nueva visita al Santo Padre se cumplirá, igual que la anterior, en el marco de la beatificación de una religiosa venezolana. “En aquella oportunidad la Madre Candelaria de San José fue beatificada en abril de 2008. Ahora, la de Madre Carmen Rendiles, también significará un aliento de fe y esperanza para la Iglesia y la población venezolana.









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.