Así fue la “alfombra negra” de los Golden Globes

No era un código de vestimenta obligatorio, pero ayer a los actores y actrices de Hollywood se les pidió vestir enteramente de negro (sí, en el caso de los hombres podría sonar redundante, pero incluía camisa y corbata) para alzar la voz en contra del acoso y abuso sexual, no sólo en esa industria, sino en todos los ámbitos.

La propuesta surgió de la iniciativa Time´s Up (el tiempo se acabó), que es liderada por actrices como Eva Longoria, Reese Witherspoon, Natalie Portman, Ashley Judd (quien fue una de las primeras en denunciar al productor Harvey Weinstein por medio de la prensa), entre otras y  tiene como fin recaudar fondos para brindar asistencia legal a cualquier mujer, sin importar su profesión, que carezca de recursos para denunciar un tipo de delito como éste.

Lo interesante es que no era simplemente ir vestido de negro y posar ante las cámaras con una gran sonrisa como si nada pasara. Por primera vez se eliminó la típica pregunta de los periodistas de la alfombra roja de “¿Quién te viste hoy?” por “¿Por qué vistes de negro hoy?”

No se hablaron de diseñadores sino de motivos. La primera en hacerlo fue Debra Messing (protagonista de Will & Grace), quien aseguró que no sólo lo hacía para apoyar a las víctimas de acoso/abuso sexual, sino también para denunciar la brecha salarial por sueldo y la desigualdad que día a día la mujer tiene que enfrentar en distintos ámbitos.

Así transcurrió no sólo la alfombra roja sino toda la ceremonia, la cual tuvo dos momentos fuertes de crítica: el primero, que el presentador nuevamente era un hombre (Seth Meyers); y el segundo, que no había ninguna mujer nominada en la categoría de Mejor Director .

De hecho, Natalie Portman, quien fue una de las encargadas de presentar esta categoría, lo dejó bien en claro al decir: “Estos son los –todo hombres- nominados” y procedió a decir los nombres.

Además de la vestimenta negra, muchos también llevaban un pequeño pin con la frase Time´s Up, la cual fue utilizada por varias actrices en sus discursos de aceptación, siendo el de Oprah Winfrey uno de los más contundentes.

Y es que cuando dices Time´s Up, sin importar del país que vengas, estás afirmando: el tiempo se acabó para el silencio, el tiempo se acabó para la discriminación, el tiempo se acabó para el abuso y el tiempo se acabó para el acoso. 

Aunque no era un deber ir de negro, pues sí había como una especie de presión moral y social de hacerlo; sin embargo, sí hubo un par de actrices y modelos que desistieron.

El caso más sonado fue el de la actriz Blanca Blanco, quien apostó por un atrevido vestido de terciopelo rojo (y ningún pin) pero aclaró que igual era parte del movimiento Time´s Up. Para muchos (incluyéndome) fue una estrategia publicitaria arriesgada, ya que logró que todo el mundo hablara de ella (siendo una actriz poco conocida) y tenía su defensa ya muy bien preparada, reclamando su derecho a elegir: “El shaming (buscar juzgar y avergonzar a alguien) es parte del problema. La situación es más importante que mi vestido“.

Históricamente, el negro se ha usado en todo tipo de protestas, pero es interesante que se haya usado en una plataforma como ésta, donde el famoso “vestidito negro” siempre ha sido símbolo de moda y elegancia, no de denuncia.

La alfombra de los Globos de Oro es la primera del año, así que la temporada de premios promete estar muy interesante y, sobre todo, se verá si realmente esto tiene un impacto significativo en los derechos de las mujeres, algo que es muy temprano para decir o predecir ahora. Como solía decir el diseñador, novelista y cineasta francés Jean Cocteau: “El estilo es una manera simple de decir cosas complicadas”.









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.