Venezuela: El diálogo, de nuevo, transferido para Enero

Las partes, los cancilleres y los facilitadores han decidido que necesitan más tiempo. También decidieron una nueva convocatoria para el mes de enero próximo en República Dominicana. No hay resultados y decidieron no revelar nada acerca de los “notables avances” que el vocero del proceso ha asegurado que existen.

Luis Florido, representante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el proceso de diálogo, afirmó este viernes que la coalición necesita reunirse una vez más con gobierno para alcanzar un acuerdo definitivo. Por su parte, Jorge Rodríguez, representante del gobierno –quien intervino en la jornada anterior para arremeter contra Cáritas- estima que para la próxima reunión, prevista para el 11 y 12 de enero, el diálogo “avanzará definitivamente”.

Más les vale, parecen advertir los analistas quienes, a criterio de Luis Vicente León –firma encuestadora Datanálisis- “ambos bandos deben regresar con algo en las manos”.

El analista adelantó que, de no tener acuerdos tangibles, el proceso de diálogo puede “colapsar”.

Al país le cuesta esperar. Recordaba el periodista Ramón Hernández en su columna semanal: “Todos los estudios indican que la población venezolana ha perdido en los últimos 5 años un promedio de 9 kilogramos, pero no es el caso de los jerarcas del gobierno. Todo ellos y sus aliados más cercanos han ganado peso, y hasta sobrepeso”.

Desde fuera, las cosas se ven de otra manera. Sus razones tendrá el ex presidente colombiano Andrés Pastrana cuando aseguró este viernes que empezó a caer la “narcodictadura” en Venezuela tras la condena a 18 años de cárcel que recibieron en Estados Unidos Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, familiares del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Estados Unidos (EE UU), no parece comprar la especie de los “notables avances” a que se refirió el canciller del país anfitrión. Antes bien, denunció este mismo viernes, a través de la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauertlas, las “pésimas condiciones humanitarias” que padece el pueblo venezolano y advirtió que no levantará las sanciones que pesan sobre el país si el presidente Nicolás Maduro no restaura el orden constitucional.

En un comunicado emitido en Washington, Nauert subrayó que EE UU apoya al pueblo venezolano y sus esfuerzos para resolver la crisis económica, política y humanitaria que afronta su país. Según la funcionaria, EEUU tiene en la región suministros de emergencia y está listo para abastecer de comida a las poblaciones afectadas. “Repetimos nuestro llamamiento al régimen de Maduro para dejar de negar las necesidades de su pueblo y permitir que le llegue la ayuda de la comunidad internacional”, insistió Nauert.

Lo que sí es una dramática verdad es que Venezuela cerrará el año en un escenario de hiperinflación, una advertencia de suspensión de pagos, un dólar paralelo disparado y decenas de comercios quebrados. El caos económico provocado ha derivado en el colapso político y en problemas sociales tan importantes como el aumento de niños desnutridos, hospitales en ruinas y personas que hurgan en la basura para comer.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.