Una colecta ejemplar para apoyar a los religiosos jubilados

Los días 9 y 10 de diciembre, en todas las parroquias de la Unión Americana, se pedirá a los fieles que participen en la colecta anual a favor de quienes por tantos años han servido a la Iglesia y, con ello, robustecer el Fondo para la Jubilación de Religiosos (RFR, pos sus siglas en inglés).

La iniciativa, apoyada por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, es coordinada, cada año, por la Oficina Nacional para la Jubilación de Religiosos (NRRO, por sus siglas en inglés), cuyo propósito es “dar apoyo económico para las necesidades de religiosas, religiosos y sacerdotes ancianos de órdenes religiosas, quienes no cuentan con recursos suficientes para atender su vejez”.

“Durante la mayor parte de su vida, los religiosos ancianos trabajaron recibiendo escasos salarios o ninguno. No tenían planes ni pensiones”, dice un comunicado del RFR.

Y añade: “Las comunidades religiosas tienen la responsabilidad financiera del sustento y atención de todos los miembros. Los ingresos, las ganancias y los gastos se manejan de forma independiente a la parroquia y demás estructuras diocesanas de la Iglesia Católica”.

Según los informes que tiene el RFR, la escasez de fondos de las órdenes religiosas, se ve agravada también por los costos en la atención médica que requieren los adultos mayores, sumado al aumento paulatino de la población de religiosos mayores de 70 años, que se estima para el 2027 superará el número de religiosos menores de esa edad en una proporción superior de tres a uno.

“De allí se hace necesario acudir a la generosidad de los católicos para apoyar a los sacerdotes, religiosos y religiosas en jubilación. Por esta razón en 1988 los Obispos Católicos de los Estados Unidos dieron inicio la colecta y así responder a la necesidad de financiación para la jubilación de las comunidades religiosas del país”, dice el RFR.

Por lo demás, lo que se recaude este próximo fin de semana, será, como ha sido usual en las últimas décadas, distribuido entre las comunidades religiosas que han sido seleccionadas para financiar sus gastos de jubilación y la atención médica de religiosos, religiosas y sacerdotes.

“Seguimos asombrados y agradecidos por el desbordamiento de apoyo a los religiosos ancianos y a sus comunidades”, indicó la hermana Stephanie Still, religiosa de la Comunidad de la Presentación y directora ejecutiva de la Oficina Nacional para la Jubilación de Religiosos.

De acuerdo con la hermana Still el objetivo de la Oficina es el de ayudar a las comunidades “a cubrir las necesidades de su jubilación hoy y a prepararse para las futuras, de manera que los miembros jóvenes y mayores continúen sirviendo al Pueblo de Dios”.

Cifras ofrecidas del Fondo para la Jubilación de Religiosos señalan que en 2016 la colecta recaudó más de 30 millones de dólares, de los cuales la NRRO distribuyó 25 millones a 390 comunidades religiosas de los Estados Unidos.

Desde que se realizó la primera colecta (1988), los católicos estadounidenses han donado más de 816 millones al RFR; y desde 1989 más de 775 millones de dólares se han distribuido para el sustento diario de los religiosos jubilados; sin contar que unos 91 millones se han distribuido para proyectos de autoayuda iniciados por las comunidades.

Hay que recordar que Estados Unidos, un país con 325 millones de personas, está dividido, para la Iglesia católica, en 195 diócesis concentradas en 32 provincias eclesiásticas y 20,000 parroquias. Es el cuarto país con mayor número de católicos del mundo (68.5 millones de estadounidenses) y en la actualidad, el catolicismo es la mayor confesión religiosa del país.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.