Pakistán comienza la Navidad teñida de la sangre de los mártires

9 personas murieron y otras 30 resultaron heridas en un ataque, en el oeste de Pakistán, a una iglesia metodista en la ciudad de Quetta. El ataque tuvo lugar a las 12,10 hora local justo cuando iba a comenzar una celebración con motivo de la Navidad.

Los extremistas atacaron mujeres y niños en un brutal ataque diseñado para crear miedo, pánico y ansiedad entre la comunidad cristiana durante una de las fechas más importantes del cristianismo. El ataque fue llevado a cabo por dos islamistas armados con armas de fuego y chalecos suicidas.

Las fuerzas de seguridad lograron matar a uno de los islamistas en la puerta de la iglesia, sin embargo, el otro islamista logró detonar su artefacto explosivo dentro del recinto de la iglesia. En el momento de la detonación el extremista recitó la habitual alabanza a Alá que realizan antes de un atentado.

Wilson Chowdhry, presidente de la Asociación Cristiana Paquistaní Británica expresa: “Hemos escrito varias solicitudes a la Alta Comisión del Reino Unido de Pakistán pidiendo una mejor protección para los cristianos en Navidad, y hasta hemos llegado a sugerir que Quetta sería la zona objetivo principal debido a los recientes patrones terroristas”.

“Hasta ahora, nuestras solicitudes han sido ignoradas. Varias iglesias se han quejado de que no se han implementado medidas de seguridad adicionales para protegerlas, y la Alta Comisión ni siquiera ha reconocido nuestra comunicación por correo electrónico o por escrito”.

Según muestra Chowdhry: “La respuesta rápida de las fuerzas de seguridad en la iglesia redujo el impacto de este ataque, pero eso no ha hecho nada para aliviar la ansiedad que sienten los cristianos. Los cristianos claramente necesitan más protección ya que dos ataques a iglesias en dos meses se están convirtiendo también un incidente común”.

Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, es una de las localidades más conflictivas de Pakistán, con la presencia de grupos armados separatistas, facciones talibanas y grupos yihadistas.

Los ataques contra minorías religiosas en Baluchistán son frecuentes, el último de ellos de envergadura el pasado octubre en el que al menos 18 personas murieron y 25 resultaron heridas en un atentado suicida con bomba en un templo sufí.

Pakistán es un país de mayoría musulmana suní, donde los cristianos representan menos de 4 millones en una población de casi 200 millones de habitantes.









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.