Nunca perdió la fe de que su hijo (Paolo Guerrero) jugaría el Mundial

A pocos días de la Nochebuena el Perú recibió un regalo. La gestora de esta dádiva fue una guerrera. Se trata de Petronila González Ganoza, madre del capitán de la selección peruana José Paolo Guerrero, habilitado en las últimas horas por la FIFA para dar batalla en el mundial Rusia 2018.

 “A Paolo siempre le dije que tenga paciencia y a los peruanos les pedía mucha fe”, comentó a la prensa peruana la mamá guerrera conocida como “Doña Peta”. El máximo goleador en la historia del país no participó en el último encuentro por el “repechaje” con Nueva Zelanda, tras haber sido imposibilitado de jugar hasta noviembre de 2018, luego de comprobarse la presencia de un “metabolito de cocaína” en sus últimos exámenes de control antidoping.

Todo este periplo lo afrontó también la mujer que trajo al mundo al número “9”. El futbolista peruano logró hasta el momento 29 goles. ¿Qué fuerza acompañó a su madre en este calvario? ¿Por qué siempre ella tuvo esperanza?. Petronila impulsó la historia del joven Chorrillano, distrito de Lima, desde que observó en él su perseverancia por este deporte.

Entrenado por Gerd Muller, se convirtió en el máximo goleador en la historia del país. Cubillas hizo 27 en 70 partidos, y “Lolo” Fernández 24 en 32, Guerrero 29 en 78 encuentros deportivos. Muller lo quería bastante, incluso le ofrecía chocolates por cada gol, cuenta “Doña Peta”.

A los 7 años Paolo tenía muy en claro lo importante que era la disciplina. Desde los 8 jugaba en el equipo de “Alianza Lima”. A los 6 ya integraba un equipo de su barrio “Las Águilas de Barranco”, narró él mismo. “Tuve que privarme de muchas cosas”, a los 15 años mis compañeros salían a discotecas, “siempre me mantuve al margen”.

A sus 32 años la historia de esfuerzo del “Depredador” fue a la pantalla grande. Petronila siempre confió en su talento. Así que no dudo en poner a los pies del “Cristo de Pachacamilla” la entrega y dedicación de su hijo por este deporte.

Durante la última guardada del “Señor de los Milagros” “Doña Peta”, pidió por su hijo y sus deseos de jugar en el mundial al que Perú había llegado después de tres décadas. Y así fue, el Señor la escuchó.

En Sudamérica, el titular del Flamengo de Brasil desde 2015, marcó 54 goles y ganó 3 títulos con el Corinthians.  Con todo y esto el Comité de Apelación del máximo ente del fútbol de la FIFA decidió reducir la sanción impuesta al jugador a seis meses, es decir su castigo se cumpliría el próximo 3 de mayo del 2018.

Además, está habilitado para jugar los encuentros amistosos de la Bicolor programados para el mes de junio del próximo año el primero ante Holanda en Lima y el segundo en Europa frente a Polonía o Bélgica.

Para el histórico goleador de la “Blanquiroja”, el partido no ha terminado. Pese a que la Comisión de Apelación de la FIFA considera que el periodo de inelegibilidad de seis meses es una sanción proporcionada.

Guerrero apelará esta disposición ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS ).“Busco probar mi inocencia”, anunció el jugador peruano.  Su mayor deseo es seguir jugando y mantenerse en forma para seguir llevando alegrías al Perú.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.