La visión de la Sagrada Familia de artistas sacros que deberíamos recordar

Este mes, el papa Francisco nos anima a rezar por nuestros abuelos. Normalmente pensamos en la juventud como el futuro de la sociedad pero, aunque parezca contraintuitivo, el papa advierte de que una cultura que ha olvidado a sus abuelos no tiene futuro.

Una sutil manera espiritual de recordar la importancia de los abuelos es tener en mente la función que desempeñaron en la familia humana de Jesús.

Aquí tenéis cinco hermosas obras de arte que reflejan el amor que Jesús sentía y recibía de esta santa pareja.

Con el título sorprendente de Triple generación, esta pintura de 1769 de Francisco Goya muestra a la Sagrada Familia, con los padres de la Virgen María y Dios Padre y el Espíritu Santo.

Esta imagen de madera bañada en oro de Diego de Pesquera, del siglo XVI, muestra una escena tierna y hogareña con el Niño Jesús extendiendo la mano para agarrar los dedos de su abuelo.

En la editorial Ignatius Press podéis encontrar esta imagen encantadora. Fue pintada en el año 1820 por el artista belga Joseph Paelinck, y es una representación preciosa de la Sagrada Familia, con un énfasis especial sobre la pureza de Nuestra Señora.

Ahora, de dos artistas que siguen trabajando hoy en día, tenemos estas interpretaciones tan maravillosas.

El blanco puro de esta escultura de Timothy Schmalz y la pose íntima de los miembros de la Sagrada Familia invita a la contemplación.

En esta pieza, encargada para el Encuentro Mundial de las Familias, en Philadelphia, nos presenta a un Jesús muy niño en el centro de la imagen, con la sutil presencia de Ana y Joaquín en el fondo. Ya que fue el icono para un evento con el Papa, está disponible para su adquisición en varios estilos, desde ornamentos navideños a copas o un relicario de escritorio.









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.