¿La catedral más antigua del mundo? Está en Armenia

Le plafond de la cathédrale d’Etchmiadzine dans la ville de Vagharshapaten en Arménie © Yerevantsi

La catedral de Echmiadzin, en la ciudad de Vagharshapat, es la principal iglesia de la Iglesia Apostólica Armenia. Según coinciden historiadores y arqueólogos, es la primera catedral construida en Armenia.

Este hecho implica que Echmiadzin comparte un lugar de honor con la archibasílica de San Juan de Letrán en Roma, la Rotonda de San Jorge en Tesalónica y la iglesia de Dura-Europos en Siria como las iglesias más antiguas del mundo entero.

La construcción original de la catedral de Echmiadzin se remonta al siglo IV, bajo encargo de san Gregorio el Iluminador, santo patrono de Armenia, después que el rey armenio Tiridates III, bautizado por el propio san Gregorio, adoptara el cristianismo como religión oficial de su reino. La iglesia fue construida sobre los restos de un templo pagano, simbolizando así la conversión de todo el reino al cristianismo.

Sin embargo, los cimientos del edificio actual se construyeron a finales del siglo V, debido a los graves daños que había sufrido el edificio original tras una invasión persa. La persona encargada de esta segunda construcción fue Vahan Mamikonian. Mamikonian era miembro de una familia noble armenia y se convirtió en gobernador de la Armenia persa en el 485, después de recuperar varias ciudades que habían caído bajo el dominio de la dinastía sasánida.

De esta forma, expoliada y reconstruida una y otra vez durante más de 1500 años y después de haber sobrevivido no solo al genocidio armenio a manos del Imperio otomano, sino también a la Gran Purga soviética, la catedral de Echmiadzin que vemos hoy día es un monumento que incorpora diferentes estilos de la arquitectura armenia. De hecho, ha sido declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO.

El templo es de planta cruciforme y los intrincados diseños decorativos de su fachada sumados a las inscripciones en griego (anteriores a la invención del alfabeto armenio) justifican el trono de honor que ocupa esta catedral no solo en los corazones de los fieles armenios, sino en la historia de la cristiandad.









No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.