Consejos prácticos para que tus hijos sean ordenados

No es una ilusión óptica, no. Es real. Al llegar al colegio, niños de 3 y 4 años se quitan el abrigo, lo dejan en el suelo, cogen una percha, la meten dentro, cierran el primer botón y lo cuelgan en un armario accesible a su estatura. Hay testigos que verifican que esto sucede cada mañana.

Pero al llegar a casa, esos mismos niños han sufrido una especie de “amnesia” que les ha hecho olvidar esta capacidad que tienen. Y eso no depende tanto de ellos como de si los padres han pensado en estos “superpoderes” que tienen sus hijos, han dejado una percha a su altura y han elegido un lugar apto para que ellos mismos dejen su abrigo al llegar a casa.

Enseñarles a ser ordenados desde pequeños no solo significa un respiro en nuestra ajetreada vida; es también una de las mejores herencias que les podemos dar. Les ayudará a ser personas ordenadas en todos los ámbitos de su vida, el interior y por supuesto el exterior.

Silvia Llorens y Beth Comabella aportan en su libro “Por fin vas a ordenar tu casa”  una serie de consejos que puedes aprovechar para inculcarles el hábito de colocar cada cosa donde corresponde.

Algunos trucos para motivar a tu hijo y que le resulte entretenido este proceso:

Donar juguetes que no usan: Si les cuesta, que los pongan en una caja separada y que peguen un cartelito con un símbolo de interrogación. Llega con ellos al acuerdo de que si en un tiempo no han jugado ni un solo día con ellos, entonces puedes regalarlos a quien los necesite.

Colocar: Las cajas de juguetes deben estar a la altura de tus hijos. Se trata de hacer que los niños sean lo más autosuficientes posible a medida que crecen. Lo mismo sucede con la ropa. Si no alcanzan a colgarla en las perchas o les cuesta abrir y cerrar los cajones, no podrán recogerla ni prepararla para el día siguiente.

Coloca en las zonas más altas todo aquello que utilicen de vez en cuando.

Como nos indican Silvia Llorens y Beth Comabella, “las rutinas les enseñan hábitos saludables, les aporta seguridad porque saben lo que viene después, les ayuda a desarrollar su reloj biológico como las horas del sueño y las de las comidas, desarrollan su sentido de la responsabilidad porque saben que hay tareas que deben hacer y aprenden a gestionar los tiempos”.

En cuanto a la gestión de un día, nos recomiendan que cuando lleguen a casa después del colegio, les enseñemos a dejar su mochila directamente en su habitación y a dejar su abrigo en el armario o en un gancho en la pared a su altura.

Si juega o bien hace las tareas del colegio, que recoja al terminar. Y al bañarse, que dejen bien colgadas la toallas y los juguetes en su sitio.

Al acostarse, tiene que dejar preparada su según la edad y asegurarse si debe preparar algo para el día siguiente.

Antes de salir de casa por la mañana es conveniente que haga la cama y no olvide recoger su pijama y zapatillas.

Y por último, el consejo que dan para no desanimarse al inculcar el orden desde que son pequeños es: “La constancia es el otro gran secreto. Que tus hijos acaben siendo organizados y con control de su espacio, de sus pertenencias y de su tiempo puede parecer una misión imposible, pero normalmente se recogen los frutos. La organización a veces puede tardar hasta los veinticinco años en manifestarse, sí, pero más vale tarde que nunca”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.